¿Nos podemos morir de un susto?

Un buen susto puede matarnos, incluso si nuestra salud es buena.

Algo a tener en cuenta este Halloween. Si el susto es lo suficientemente grande se puede desencadenar una oleada masiva de adrenalina, que puede provocar que el corazón deje de latir.
Las mujeres son mucho más susceptibles a morir de miedo, especialmente las mujeres menopáusicas ya que han perdido la cardioprotección de los estrógenos. 
¿Nos podemos morir de un susto?

Es más común de lo que pensamos.

Alrededor del 1% de los hombres y del 7% de las mujeres con ataques cardíacos son consecuencia de una cardiomiopatía por estrés. 
Los estudios demuestran este número aumenta ligeramente una semana después de un evento catastrófico, como un terremoto o un ataque terrorista, e incluso pueden aumentar en los días que tienen un significado cultural negativo como es un viernes 13 o Halloween.

 

El evento desencadenante no necesariamente tiene que ser una mala noticia o un gran susto. Se pueden producir casos de cardiomiopatía por estrés después de grandes noticias como ganar un partido o  un veredicto de no culpable en un juicio.

Se le conoce como el “síndrome del corazón roto”.

Técnicamente se denomina cardiomiopatía por estrés, ya que por lo general se produce inmediatamente después de un evento emocional intenso como la muerte de un ser querido. 
Al parecer se produce como consecuencia de una activación excesiva e incontrolada del sistema nervioso simpático, la parte del cerebro responsable que controla algunas respuestas del cuerpo como la frecuencia cardíaca, la respiración, la transpiración. 
La sobreactivación simpática produce un aumento de las hormonas relacionadas con el estrés, que aunque en determinadas situaciones puede ser beneficioso, en el caso de una cardiomiopatía por estrés, esta respuesta exagerada puede dañar el corazón.
Seguir leyendo:

Añadir Comentario

Subscribe!