La construccion y su impacto en la economia

El final del impacto del boom del inmobiliario en España es algo que está en mente de todo el mundo. Desde el Vicepresidente del Goboerno español y principal responsable de la economía española, hasta los ciudadanos que tienen vivienda con hipoteca, o los que no las tienen y aspiran a comprarla, pasando por los constructores, promotores y políticos locales.

¿Qué alcance tendrá la ralentización del sector imobiliario en España? ¿Cuándo empieza el ajuste? ¿Cuánto dura el ajuste?

Según la mayoría de los expertos y responsables gubernamentales el aterrizaje sera suave. Esto es, en términos cuantitativos el crecimiento de la economía española se mantedrá alto. Así las previsiones para este año 2007 son de un crecimiento del PIB entre el 3,7 y el 3,8%. Para 2008 las cifras de crecimiento serían un poco inferiores, entre el 3,3% y el 3,4%.

La construcción y su impacto en la economía: cuándo y cuánto

Todo parece indicar que el ajuste comenzará a finales de 2007 y se prolongará durante tres o cuatro años. El coste o efectos en la economía española parecen “asimilables”. Se calcula que como máximo el coste en términos de crecimiento será de hasta un punto porcentual del PIB y unos 50.000 empleos. Se descarta un ajuste brusco.

Al parecer la desaceleración se notaría ya de forma clara en 2008. Según el director del Servicio de Estudios de las Cajas de Ahorros, en declaraciones al diario El País, la desaceleración del mercado inmobiliario se prolongaría durante tres o cuatro años.

Según diversas estimaciones el mercado inmobiliario español proseguiría con unas 500.000 viviendas construidas al año (en 2006 se superaron las 800.000 viviendas).

Este ritmo del sector de la construcción permitiría responder a las necesidades reales de nuevas viviendas, al margen de las presiones especulativas del mercado presentes en los últimos años. Las necesidades reales de vivienda vendrían explicadas por las demandas de la inmigración, la segundas residencia de españoles y extranjeros o el aumento de las familias monoparentales.

Nada de alarmismos en el sector de la construcción. Verá ralentizada su actividad, pero sin desplomes del “tipo Astroc”. Cuando esta inmobiliaria valenciana se desplomó en Bolsa, hace unas semanas -arrastrando durante una jornada a todo el sector-, algunos analistas y medios de comunicación internacionales se apresuraron a difundir “el fin del milagro económico español”.

Los indicadores actuales del sector de la vivienda

Algunos indicadores que ya ponen de relieve el inicio de la desaceleración del mercado de vivienda:

  • Desaceleración del crecimiento de los precios de la vivienda (ahora sólo crecen al 7%).
  • Reducción del crecimiento del crédito hipotecario (sólo aumenta el 19%).
  • Disminución en torno al 10% el número de hipotecas que se firman.
  • Aumento de la morosidad (desde niveles todavía muy bajos).

Para concluir está la incertidumbre del impacto del encarecimiento de las hiptecas en el mercado inmobiliario que prosigue mes tras mes su marcha con un euribor que sigue una tendencia alcista inequívoca. Pese a todo, los expertos, mantienen unas previsiones moderadas sobre los efectos de la deseceleración del mercado de la vivienda en España.

Otros informes sobre las expectativas del sector inmobiliario en España: