4 Principios básicos para transformar y dotar de inteligencia a una ciudad

En los últimos años ha irrumpido con fuerza la “inteligencia” (smart) vinculada a productos, conductas, etc., desarrollándose así los smartphones, los smartcars, los smartgrids, el smartshopping, etc. Algunos de ellos se ha implantado con gran éxito y otros se encuentran en pleno proceso de desarrollo.

En este contexto, han surgido también las smartcities, dotando de un aire innovador y tecnológico a los centros urbanos donde residen millones de personas. 

Existen 4 principios básicos para transformar y dotar de inteligencia a una ciudad:

1. Eficacia. En el área de la eficiencia energética, por ejemplo, el cumplimiento de los objetivos planificados requiere una correcta medición de los ahorros conseguidos y un estricto seguimiento periódico de los hitos marcados.

2. Sostenibilidad. En referencia a la capacidad de reducir el coste de implantación en las ciudades y de su mantenimiento a largo plazo.

3. Eficiencia. Los recursos son escasos y deben ser capaces de generar oportunidades de ahorro desde el primer momento.
   
4. Implicación. Se trata de un proceso que beneficia tanto a Administraciones Públicas, como Empresas y Ciudadanos, por lo que ´se debe fomentar la comunicación e implicación de todos los agentes.