Dar más color a un salón

No todo el mundo tiene tiempo ni dinero para remodelar completamente el salón, pero no es necesario gastar mucho para darle un bonito cambio y realzar su aspecto. Aquí ofrecemos algunos trucos para añadir un toque de color a nuestro salón sin hacer grandes reformas:

  • Pintar una pared: es posible dar un golpe de color a la habitación pintando solo una pared. Esto cambiará el punto focal del salón sin tener que recurrir a un proyecto de decoración mayor. Si la habitación tiene un hueco, ese será el sitio perfecto para añadir el color extra
  • Añadir un poco de naturaleza: las plantas, tanto verdes como con flores, añaden un toque de color, fragancia, personalidad y ambiente al salón.
  • Comprar unos cojines nuevos, de distintos tamaños o formas, y distribuirlos estratégicamente por el mobiliario. Si el sofá tiene tapizado estampado, debemos elegir colores sólidos y viceversa.
  • Renovar el tapizado de una silla: si tienes una silla pequeña de escritorio o auxiliar, vuelve a tapizar el asiento. Una renovación de color incluso en algo tan pequeño dará vida a una esquina aburrida.
  • Comprar una lámpara original, colorida y extravagante
  • Añadir color al suelo: una alfombra colorida ubicada estratégicamente en frente de una silla o una mesa puede añadir color y textura a la habitación. Puedes elegir un color que contraste con el del suelo y un tejido que combine con el resto del salón.
  • Jugar con reflejos y la luz. Colocar un espejo grande en una pared desnuda y ponle un marco interesante. Si tienes algún marco viejo, píntalo de un color alegre
  • Comprar un cuadro nuevo y grande que además de aportar un toque decorativo, introduce nuevos colores y formas. Si su presupuesto no da para una obra de arte, elegir un bonito poster y ponerle un marco original
  • Echar una colcha u otro tipo de tela alegre sobre el respaldo o brazo del sofá o de un sillón. Debemos elegir un color que acentúe otras piezas del salón
  • Pinta el fondo de una estantería: se puede lograr un gran toque de color pintando una estantería de dos colores (o incluso más). Pinta, por ejemplo, el marco y el exterior de un color y el interior de otro color que haga contraste.