5 pasos sencillos para organizar tu armario

La manera de organizar nuestro armario depende del espacio que tenga el mismo, la cantidad de ropa que tengamos y el estilo de vida que llevemos.
Consejos organizar armario

A pesar de que dependa de estos factores, podemos enumerar varios conceptos y pasos “universales” (por así decirlo) que seguro mejorarán la distribución de cualquier armario independientemente de los factores que cumpla.

1. Antes de empezar necesitaremos

  • Bolsas: Es conveniente tener bolsas en algún lugar del armario para transportar la ropa al sastre, a la tintorería o a un centro de donación. Si no tenemos bolsas siempre podemos utilizar cajas o, en su defecto, bolsas de basura.
  • Metro: Para medir las las dimensiones del armario y de sus lejas. Para poder apuntar las medidas necesitaremos una libretita  y un bolígrafo.
  • Espejo de cuerpo entero: Antes de adquirir el espejo, asegúrate de que tenga las dimensiones adecuadas como para albergar tu cuerpo entero cuando te mires en él
  • Cesta para todo: El propósito de esta cesta es colocar lo que no tiene sitio, como por ejemplo, los tickets de la compra, las gomas del pelo, dinero suelto, recibos…

2. Limpiar el armario

Antes de empezar a visualizar el cómo vamos a distribuir el armario, es conveniente vaciar y limpiar el armario.

De esta manera será más fácil imaginar la distribución óptima.

Para limpiar el armario, primero sacaremos toda la ropa, complementos, accesorios y organizadores de armario. Una vez esté el armario vacío, procederemos con la limpieza. Para limpiar nuestro armario bien tenemos que, quitar el polvo de las lejas y perchas del armario, pasar la aspiradora por el suelo del armario para dejarlo bien limpio, y eliminar la suciedad y el polvo que recojen los organizadores de armario (como cestas, colgadores…).

3. Organizar la ropa

El armario es un espacio finito y por tanto requiere que distribuyamos su contenido de la manera mas correcta posible, para así aprovechar el espacio.
La primera separación de ropa que haremos será en dos montones: el primero para la ropa que queremos y vamos a ponernos, y el segundo para la ropa que no nos gusta demasiado, o que ya no nos ponemos mucho o nada.
Hay que ser crítico con la ropa, si dudamos de una prenda, es probable que no vayamos a ponérnosla jamás (o muy poco) así que quizá sería mejor que no ocupase espacio en nuestro armario. Podemos guardarlo en otro armario, en cajas o incluso donarlo.

4. Planear la distribución

Aquí es donde vamos a montarlo todo de manera que tenga sentido para nosotros, se aproveche el máximo espacio posible y sea lo suficientemente atractivo a la vista como para motivarnos a mantenerlo ordenado.


Organizar por tipos de prenda o complementos

Cinturones, vaqueros, camisas de manga larga, pantalones de trabajo, vestidos, pantalones cortos, camisetas… Hay que decidir el mejor sitio donde almacenar cada cosa en grupo.

Optimizar distribución

Es bueno reservar la parte más accesible del armario para la ropa que te pones con más frecuencia (por ejemplo, si tienes que vestirte todas las mañanas para ir al trabajo, asegurate de tener la ropa de trabajo en uno de los lugares más accesibles)

Comprar de forma inteligente

Puede que sea conveniente comprar algún que otro organizador de armario pero antes de hacerlo, asegúrate de que realmente lo vas a necesitar. En estos tiempos de crisis, debemos evitar, en la medida de lo posible, comprar cosas innecesarias.

5. Mantener el armario ordenado

Ordenar el armario un poco, de vez en cuando, evita que tengamos que reorganizarlo desde cero (como hemos mencionado en estos puntos previos). Por eso, la mejor manera de limpiar, es no ensuciar.

También es conveniente adaptar la distribución del armario a los cambios de estación. Así aprovecharemos el cambio de distribución para ordenar lo que ha ido quedando desordenado desde la última limpieza.

Truco para doblar camisetas y mantener el orden aprovechando los espacios

Lecturas relacionadas: