Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad

Llega la época navideña, y los resfriado y las gripes son inevitables.

Nuestros hijos están expuestos a una gran cantidad de gérmenes, y parece que durante las vacaciones existe una mayor tendencia a que caigan enfermos.

¿Cómo podemos hacer para que nuestros hijos puedan combatir los gérmenes y evitar que enfermen estas navidades?
Cómo mantener sanos a los niños en navidad

Hábitos saludables que puede servir para mejorar sistema inmunológico de un niño.

• Comer más frutas y verduras.

Muchos nutrientes presentes en frutas y verduras son capaces de aumentar la producción de glóbulos blancos, que son las células encargadas de combatir las infecciones, y de interferón, un anticuerpo que recubre la superficie de las células e impide que sean infectadas por los virus. 

 

• Higiene.

Es importante que los niños aprendan la importancia de lavarse las manos con jabón antes y después de cada comida, después de jugar en la calle, de tocar a un animal, de sonarse la nariz, de volver del colegio,…

La higiene evita la propagación de los gérmenes, y por tanto reduce el riesgo de infección. 

 

• Descanso.

Si un niño no descansa lo suficiente es más susceptible a sufrir enfermedades, ya que se ha demostrado que la falta de sueño reduce la respuesta inmune del organismo frente a los gérmenes. 

Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad

• Reducir el estrés.

Al igual que en los adultos, el sistema inmune de los niños reaccionan de la misma manera al estrés.

El aumento de los niveles de las hormonas del estrés reduce la capacidad del sistema inmune para hacer frente a las infecciones.   

 

• Ejercicio.

El ejercicio aumenta la actividad del sistema inmune.

Actividades al aire libre como los paseos en bicicleta, caminar por el campo, el patinaje, baloncesto o el tenis pueden mejorar la capacidad de los niños de evitar las infecciones.

 

• Evitar la exposición del humo del tabaco.

Los niños son más susceptibles que los adultos a los efectos dañinos del humo del tabaco porque respiran a un ritmo más rápido. El humo del tabaco aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, bronquitis, infecciones del oído y asma. 

 

• No abusar del uso de antibióticos.

Cuando un niño solo tiene un resfriado o una gripe no es adecuado darle antibióticos.

El abuso de antibióticos hace que cada vez aparezcan más bacterias resistentes a los antibióticos, lo que hace que con el tiempo muchas infecciones sean difíciles de curar.

 

• Alimentos probióticos.

Los probióticos son microorganismos vivos cuya ingesta es beneficiosa para la salud, ya que contribuyen a restaurar los microorganismos que viven habitualmente en el intestino y evitan las infecciones.

 

• Suplementos.

Algunos suplementos pueden reforzar el sistema inmunológico de un niño como el zinc o vitamina C. La clave es tomarlos de forma regular y no esperar a que el niño esté enfermo.

Antes de darle a un niño este tipo de suplementos es importante consultar con el pediatra.

Consejos para mantener sanos a los niños en Navidad




Seguir leyendo:

Añadir Comentario