Como proteger sus ahorros en tiempos de crisis

Algunas preguntas comunes y consejos prácticos para personas preocupadas por cómo mejor guardar su dinero ante la actual crisis bancaria.

Me preocupan los bancos, ¿debería guardar todo mi dinero bajo el colchón? No. En caso de robo, las pólizas de seguros estándar solo suelen cubrir hasta 500€ de dinero en efectivo. Según los resultados de una encuesta realizada por la entidad británica Halifax, los cuatro escondites más frecuentes cuando se guarda el dinero en casa son:
(a) bajo el colchón;
(b) en el cajón de los calcetines;
(c) encima del armario; y
(d) en la mesilla de noche. No conviene ayudar a los ladrones escondiéndolo en uno de esos cuatro sitios.

¿Debería comprar una caja fuerte? Los fabricantes de cajas de seguridad han observado un repentino aumento en las ventas (hasta un 25% a lo largo del año), pero probablemente sean mejores para documentos que para dinero en efectivo. Además, las compañías de seguros no nos pagarán más de la cantidad estándar establecida aunque tengamos una caja fuerte.

Mi banco tiene pérdidas. ¿Es hora de quitar mi dinero? No. Los FDG (Fondos de Garantía de Depósitos) garantizan hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad de crédito por lo que nuestros ahorros están protegidos hasta esa cifra.

Entonces, si tengo más de 100.000 euros en un banco debería mover parte? Sí. Si un gran banco da en quiebra, el gobierno puede restringir los pagos al límite de 100.000 euros, por lo que conviene repartir el dinero entre diversas instituciones, que no pertenezcan al mismo grupo. También podemos analizar la seguridad de los bancos y cajas de ahorro consultando las valoraciones (ratings) de las principales agencias (ver aquí) que ofrecen una aproximación hacia la vulnerabilidad potencial de las entidades bancarias, aunque se debe entender como simple aproximación porque el sistema de medición no es infalible.

Quiero comprar mi primera vivienda. ¿Me ayudará el reciente rescate de la banca a conseguir una hipoteca? Los recientes rescates a la banca no han funcionado, por lo que no se puede confiar en obtener una hipoteca. Es simple, durante años, las sociedades hipotecarias han estado prestando más dinero del que ingresaban los que ahorraban. El desajuste lo financiaron los bancos vendiendo títulos con garantía hipotecaria. Pero dicho mercado resultó un fracaso, ya que las entidades crediticias solo han podido prestar lo que tienen en ahorros (alrededor de entre un tercio y la mitad de lo que hacían antes). Las medidas del gobierno deberían, al menos, empezar a engrasar las ruedas del mercado de crédito hipotecario para ponerlo en marcha otra vez, pero todavía no lo han logrado. La buena noticia es que los intereses han bajado, por lo que si se consigue negociar una hipoteca, se pagará menos.

¿Bajará ahora el porcentaje la señal requerida? No se puede confiar en eso. Nadie quiere prestar más del 85% del valor de una casa cuando la mayoría de las previsiones apuntan a que los precios de las casas seguirán sufriendo caídos importantes este año. La demanda de señales importantes no variará hasta que el mercado inmobiliario se estabilice.