El tiempo como todo lo demás es relativo

Estoy escribiendo este blog los días antes de Navidad. Hay mucha gente en el centro de la ciudad comprando sin para como si sus vidas (y sus relaciones) dependieran de comprar los regalos adecuados y proveer enormes cantidades de comida y bebidas que normalmente les durarían mas de una semana, pero que en navidades se consume en menos de dos días. Ahora mismo mi mujer y yo vivimos de las listas de ‘cosas que tenemos que hacer’ mas que de las rutinas. Nuestros días ya no están medidas por horas sino por el numero de cosas que podemos hacer antes de salir para pasar las navidades en España con el resto de la familia donde el nacimiento de Jesús tiene menos importancia que la llegada de los reyes mágico que le visitaron.

Raymond Briggs es el autor de varios libros. El los describe como novelas graficas de las cuales algunos se han hecho películas. Ambos adultos y niños disfrutan sus libros. Hace casi veinte años publicó una biografía sobre sus padres. llamado ‘Ethel y Ernest’. El libro captura las vidas de una pareja de clase obrera en Gran Bretaña después de la segunda guerra mundial.

Briggs ahora tiene 73 años y fue entrevistado recientemente por el periódico Británico ‘The Times’. Daba la impresión de que disfruta de su edad pero dijo que ‘cuando envejeces, la vida cotidiana te domina. Parece que pasas todo el día haciendo cosas cotidianas como las compras, ir al banco, ir a la farmacia y mas. Y cuando llegas a casa ya es la hora de pasear el pero otra vez. Cuando miras el reloj ya son las cuatro y todavía no has empezado nada. Me pasa muchas veces y me vuelve loco’.

El tiempo siempre es relativo a nuestra capacidad de llenarlo. Cuando eres mayor es verdad que parece que no tienes suficiente tiempo. Pero seria peor si el tiempo pasara muy despacio y no lograras llenar los días con actividades. Es mejor volverte loco como dice Briggs que estar aburrido.
B.R.