El fracaso de las operaciones corporativas

Los mercados no son perfectos, no hay igualdad de información, no todas las decisiones de inversión son económicamente racionales y existen múltiples factores que afectan a la valoración y, por ende, pueden influir en el fracaso de las operaciones corporativas.
Dejando a un lado el factor “suerte” que siempre puede condicionar la evolución de una compañía, la mayoría de las fusiones y adquisiciones (F&A) no cumplen las expectativas creadas y, a menudo, incluso resultan un fracaso debido a dos factores principalmente:
  • Porque los compradores han pagado un precio excesivo por ellas y, por consiguiente, no se genera un valor adicional a sus accionistas.
  • Por la mala gestión realizada con posterioridad a la adquisición.

fracaso operaciones corporativas

Factor precio (antes de)

En compañías no cotizadas, es muy difícil medir la creación o destrucción de valor, mientras que, para las empresas con cotización en mercados de valores, existen numerosos estudios que afirman que la mayor parte de las operaciones corporativas no crean valor para sus accionistas. 
Entonces, ¿por qué pagan el precio excesivo las empresas compradoras? Existen 4 razones:
  1. Optimismo excesivo en la valoración potencial del mercado (proyección de resultados).
  2. Sobreestimación de las sinergias entre las empresas involucradas en la operación (ahorro en costes).
  3. Falta de diligencia en el análisis de la operación (prisas).
  4. Ambición del comprador, originando una oferta demasiado elevada (orgullo).

fracaso de las operaciones corporativas

Ningún directivo se propone deliberadamente pagar en exceso por una compra. Sin embargo, una vez que empieza un proceso de negociación, las cualiodades subjetivas de las personas involucradas y el devenir de los sucesos son factores cualitativos que pueden hacer presa incluso en los más disciplinados compradores. 

Curiosamente, cuanto más tiempo y esfuerzo se dedica a una operación, más difícil resulta admitir que no generará valor para los accionistas a un precio o con unas condiciones determinadas, con independencia de toda lógica empresarial.

 

Factor gestión ineficiente (después de)

Suponiendo que el precio pagado permitiera al adquirente crear valor a partir de la operación realizada, aún hay que superar otro obstáculo: la integración de ambas compañías.
Dicha integración puede no cumplir con los objetivos planificados por múltiples motivos, entre los que destacamos:
  1. El choque de diferentes culturas empresariales ha sido tradicionalmente un foco de problemas a la hora de integrar con éxito diferentes compañías, departamentos, metodologías, sistemas de información, etc.
  2. Los personalismos y egos de los principales directivos son, en ocasiones, un obstáculo para las operaciones corporativas.
  3. Frustación por no alcanzar los optimistas objetivos fijados en la valoración durante la negociación.
  4. El miedo al cambio de las plantillas de las empresas.
  5. Deficiencias en la comunicación con proveedores y clientes durante la integración de las compañías.
fracaso de las operaciones corporativas

Estos dos factores son igual de importantes y están íntimamente relacionados: una compra a precio de ganga puede ser un auténtico fracaso y no se sabe gestionar con inteligencia la integración y una compra que paga un sobreprecio por un fondo de comercio puede ser rentable y generar valor si se consiguen sinergias y economías tanto de escala como de alcance.


Valoración de una empresa: mezcla de técnica y arte

Valoración de una empresa: mezcla de técnica y arte

201502-2BSalidas-2Ba-2Bbolsa-2B1

Salidas a Bolsa: 5 aspectos clave antes de invertir

Añadir Comentario