Para innovar disruptivamente hay que comportarse como una startup

Sigo con Steve Blank, otro punto interesante que trató en su conferencia de ESADE fue sobre  la construcción de la innovación interna en la empresa.  En opinión de Blank las grandes empresas convencionales son menos eficientes que las startups a la hora de impulsar innovaciones disruptivas. Invita a actuar como una startup.

Los que hemos trabajado en grandes empresas muchas veces lo hemos pensado. Paradójicamente, y a pesar de los recursos son mucho mayores, la innovación dentro de una empresa ya existente es mucho
más difícil que en una startup.
Esto obedece al hecho de que las empresas existentes se
enfrentan a un dilema complejo entre la eficiencia de procesos ya exixtentes y la incertidumbre que suele acarrear la innovación. Cada política y procedimiento de ejecución eficiente de la fabricación “sofoca” la innovación.

Las empresas existentes tienen dos factores en su contra:

  • Los
    mercados están a favor de la eficiencia del capital. Se prima la rentabilidad financiera incluso en las inversiones en I+D.
  • Su estrategia principal y a veces único propósito es concentrar los recursos en la ejecución de
    su modelo de negocio.

Como consecuencia de ello, las empresas están
optimizadas para la ejecución por encima de la innovación
. Las grandes organizaciones contratan a empleados con una
serie de habilidades y competencias. A su vez,  para evaluar estos empleados las
empresas crean métricas para controlar, medir y recompensar la
ejecución.

En las grandes empresas que cotizan en los mercados las métricas financieras
tienen prioridad. Como resultado, las funciones del personal y de las unidades
de negocio desarrollan sus propios indicadores de rendimiento y de los
procesos para asegurar que cada parte de la organización marcha al
unísono con los objetivos de la empresa.

Estos indicadores claves de rendimiento de los procesos son
los que hacen una empresa eficiente, pero también son la causa de su
incapacidad para ser ágil e innovadora
. Cada vez que se añade otro
proceso de ejecución, la innovación empresarial muere un poco más.

Los tres pasos para impulsar la innovación

1.  La gerencia de la empresa debe entender que la
innovación  es parte integral de todas las
partes de la empresa
. Si no lo hacen, entonces el equipo de gestión se convierte simplemente en guardián del legado de los fundadores. Esto
nunca termina bien, según Blank.

2. El
reconocimiento de que la innovación es caótica, desordenada e incierta.
No todo va a funcionar, y el fracaso en la innovación no es causa
para despedir, sino para aprender. Los gerentes necesitan  herramientas radicalmente
diferentes para controlar y medir la innovación
. Una
empresa necesita políticas de innovación, procesos de innovación e
incentivos a la innovación, para que compitan con los que ya existen para
la ejecución.

3. Abrazar la innovación disruptiva. Para construir la innovación
internamente las empresas pueden adoptar las prácticas de las nuevas
empresas (startups) y los aceleradores. Pueden
comprar la propiedad intelectual, adquirir grandes equipos, la compra de productos de otra empresa o incluso comprar compañías
enteras. Y si están especialmente desafiados en un mercado que puedan
adquirir e integrar la innovación disruptiva.

Entradas anteriores sobre el discurso de Steve Blank en ESADE


Añadir Comentario