Recortes de Ryanair

Ryanair está reduciendo el número de vuelos que realiza desde el Reino Unido ante la repentina caída de la demanda.

La aerolínea de bajo coste afirmó que este invierno reducirá un 30% su número de vuelos desde el aeropuerto de Stansted, y un 40% los del aeropuerto de Essex.

Este reciente anuncio ha despertado la preocupación por el futuro de la aerolínea económica. Los expertos ya habían advertido que solo las aerolíneas más fuertes sobrevivirán a la recesión.

Ryanair, que cuenta con más de 100 rutas desde Stansted, su principal aeropuerto, anunció que recortará completamente diez de ellas y reducirá la frecuencia de los vuelos en otras 30.

La aerolínea irlandesa reducirá el número de aviones desde los 40 que tiene ahora en verano a 24 a lo largo del invierno; estos 16 aviones se moverán a otras bases europeas.

Ryanair espera transportar 2,5 millones menos de pasajeros desde Stansted, entre octubre de este año y marzo del año que viene. La iniciativa se ha puesto en marcha después de que su factor de carga –la medida de la proporción de asientos que llena en sus vuelos– cayese un 2% el mes pasado.

La aerolínea está luchando contra una feroz competencia. A comienzos de este mes, advirtió que no tendría beneficios en la segunda mitad de este año, pudiendo incluso llegar a tener pérdidas.

No obstante, culpó a los últimos recortes en las tasas ‘improcedentes’ de pasajeros junto con los elevados recargos impuestos por el operador de aeropuertos BAA.

La aerolínea señaló que en los últimos meses los gobiernos de Bélgica, Holanda, Grecia y España habían eliminado las tasas de los turistas o reducido a cero las tarifas aeroportuarias para estimular el turismo.

Al mismo tiempo, el gobierno británico está incrementando las tasas de pasajeros desde noviembre. Según el presidente de Ryanair, Michael O’Leary: “Por desgracia, el turismo y tráfico del Reino Unido sigue cayendo, mientras Ryanair continúa incrementando su tráfico con rapidez en estos países que dan la bienvenida a los turistas en lugar de cobrarles por entrar”.

“El recorte del 40% en la capacidad de Ryanair en el aeropuerto londinense de Stansted es un reflejo de lo mucho que la tasa turista de libras de Gordon Brown y las elevadas tarifas aeroportuarias del monopolio BAA están dañando el turismo de Londres y el Reino Unido y la economía británica en general”, añadió.

La “tasa turista” a la que se refiere O’Leary es el aumento de 10 a 11 libras previsto a partir de noviembre en el impuesto de pasajeros de los vuelos de corto recorrido, que aumentará hasta 55 libras para los viajes largos de más de 6.000 millas. La tarifa “ecológica” aumentará considerablemente a partir de 2010, desde 24 libras para los vuelos de corto recorrido hasta 170 libras para los más largos.

No es la primera vez que Ryanair ha reducido vuelos de Stansted. El año pasado, la aerolínea afirmó que reduciría un 14% sus vuelos desde esta aeropuerto y que retiraría 8 aviones (pasando de 36 a 28) a lo largo del invierno en vista de que Gran Bretaña “se dirigía hacia una recesión”.

En aquel momento, Ryanair señaló que la iniciativa era necesaria debido al elevado coste del combustible y la débil demanda por parte de los consumidores. Y añadió también que la gente se volvería “mucho más sensible a los precios” durante la recesión y que a las aerolíneas les costaría mucho llenar sus asientos a menos que redujesen los precios.

Fuente: Daily Mail