Protesta ante el coste de reservar asientos en vuelos

Una encuesta descubre que el recargo más odiado de las aerolíneas es el precio de elegir un asiento al reservar un vuelo por Internet

Pagar por los extras en los vuelos baratos ha sido siempre la norma al viajar en avión, pero una nueva investigación sugiere que el público está empezando a perder la paciencia con estos gastos que, una vez sumados, muchas veces superan incluso el precio del propio vuelo.

Una encuesta de más de 2.000 viajeros de EE.UU. realizada por airfarewatchdog.com ha descubierto que tener que pagar un dinero adicional por reservar su asiento es el recargo más odiado por los pasajeros de los aviones.

Un 52% de los encuestados afirmaron que no valoran tener que pagar por el privilegio de elegir su asiento, y los viajeros están molestos por el carácter oportunista de los recargos.

“Hay ciertos servicios de transporte aéreo que realmente implican gastos adicionales”, señaló por correo electrónico George Hobica, presidente de airfarewatchdog.com. Esto incluye las comidas, el transporte y la facturación de las maletas, e incluso hasta cierto punto, cambiar la fecha de viaje. Sin embargo, la asignación de un asiento –algo que puede hacerse en línea prácticamente sin costo de transacción para la compañía aérea– es simplemente una forma de generar ingresos y no para cubrir un gasto tangible.

El año pasado, British Airways se convirtió en la última compañía del Reino Unido en cobrar un cargo adicional por la reserva de asiento, con unos precios de entre 10 libras y 60 libras para reservar un asiento en ventana, pasillo o próximo a las salidas de emergencia.

Otros aerolíneas cobran otras partes del proceso de la reserva en línea, y algunos muy poco justificables. Tal es el caso de la tasa obligatoria de facturación en línea de Ryanair. Ese recargo hace que la gran mayoría de los clientes tenga que pagar 5 libras por tramo de viaje por el simple privilegio de imprimir su propio billete, una iniciativa que en realidad le ahorra dinero a la aerolínea.