Perdidas de British Airways

British Airways (BA) ha informado de unas pérdidas récord de 401 millones de libras (454 millones de euros) debido al precio del petróleo y a la caída en las cifras de pasajeros que ha experimentado la compañía. Las espectaculares pérdidas brutas de la compañía en lo que va de año (a 31 de marzo), resultan sorprendentes tras haber presentado unos beneficios récord de 922 millones de libras (1.046 millones de euros) el pasado año.

Según Willie Walsh, CEO de BA: “La naturaleza prolongada de la crisis internacional hace que este sea el entorno comercial más duro al que nos hemos enfrentado nunca”. Y advirtió que no hay perspectivas de una pronta mejora.

Las acciones de BA cayeron un 6% (9 peniques) hasta los 154 peniques (1,65€)). La compañía también descartó su dividendo, que el año pasado fue de 5 peniques por acción.

La aerolínea afirmó que reducirá su capacidad un 4% el próximo invierno en respuesta a la crisis y añadió haber ofrecido a sus empleados vacaciones sin sueldo y puestos a tiempo parcial para reducir sus gastos de personal.

La compañía reveló también que la deuda neta ha aumentado 1.100 millones de libras (1.248 millones de euros), alcanzando los 2.400 millones de libras (2.723 millones de euros), ya que una libra debilitada ha dado lugar una deuda más elevada en monedas extranjeras y la caída en picado del precio del petróleo ha incrementado los costes en su política de cobertura de combustible.

Según Martin Broughton, presidente de BA: “En los últimos 12 meses hemos pasado de unos beneficios récord a unas pérdidas récord debido al duro entorno económico actual. Eso solo sirve para resaltar las condiciones comerciales extremadamente difícil a las que nos enfrentamos, a pesar de nuestro mejor rendimiento operativo; y cualquier recuperación es probable que tarde más de lo previsto inicialmente”.

Broughton añadió que la caída en los precios del combustible reducirá los costes en 400 millones de libras este año. El precio del petróleo ronda los 60 dólares el barril (unos 43€), muy por debajo del pico de 147 dólares (unos 104€) que alcanzó el pasado verano.

Los costes de combustible aumentaron un 45% hasta los 3.000 millones de libras (3.400 millones de euros), mientras que la facturación aumentó un 2,7% hasta los 9.000 millones de libras (10.210 millones de euros). Las cifras de pasajeros cayeron hasta 33,1 millones; y el factor de carga, que mide cómo de llenos van los aviones, cayó un 2,1%, hasta el 77%. Los ingresos por pasajero por kilómetro recorrido aumentaron un 6,7%.

Fuente: The Times