El futuro de las aerolíneas europeas

El mapa de las aerolíneas europeas anda revuelto. El sector ve incrementar su competencia a través de cada vez más agresivas reducciones de precios a las que responden tanto las compañías de bajo coste como las aerolíneas tradicionales.

En los últimos 10 años la incursión e las compañías de bajo coste ha venido transformando el mapa de las aerolíneas europeas. La guerra de precios ha sido una realidad incesante que ha incrementado sustancialmente el tráfico de pasajeros, pero también ha hecho más vulnerable a algunas compañías que no han llevado a cabo mejoras sustanciales en sus costes operativos.

Mientras que las compañías tradicioanles lanzan ofertas de precios agresivas, las de bajo coste intentan dar un salto a vuelos con recorridos más largos, pasando de las 2-3 horas que operan en la actualidad a trayectos de 4-5 horas.

El futuro mapa de las aerolíneas europeas

La situación de las distintas aerolíneas es muy diferente. Algunas compañías tradicionales con reformas históricas pendientes se enfrentan a un futuro realmente incierto. En Italia, Alitalia, por ejemplo, acumula una deuda de 1.050 millones de euros, y en los últimos años proyectos de bajo coste quedaron en la cuneta. Todo hace suponer que el futuro mapa de aerolíneas europeas cambirá sustancialmente en los próximos años. Fusiones, absorciones, ceses de actividad… parece que tomarán cuerpo de noticia con frecuencia.

Los tres grupos de aerolíneas que lideran el mercado europeo

En los próximos años el mercado aéreo europeo parece que quedará liderado en torno a tres grandes grupos de aerolíneas:

  • British Airways,
  • Lufthansa-Swissair
  • Air France-KLM

Las aerolíneas de tamaño mediano como la española Iberia, la escandinava SAS y Austrian Airlines son un bocado apetitoso para los grupos llamados a liderar el mercado aéreo europeo.

Esto se refleja en la evolución reciente de sus acciones con ganacias muy sustanciales en los últimos meses. Austrian Airlines, en una situación actual muy sólida, podría acabar en Lufthansa. SAS se ha replegado al mercado escandinavo, desprendiéndose de Spanair y en British Midland. Iberia por su parte es la más sólida de las medianas y que estaría en condiciones de intentar crear un grupo alternativo en su entorno.

Alitalia, todavía la mitad en manos del gobierno italiano, se encuentra en una situación de difícil salida, con márgenes negativos que le restringen cualquier intento de crecimiento y una situación social y política complicada.

El mapa europeo y las compañías de bajo coste

Ryanair, Easyjet, Air Berlin aparecen como las tres compañías más consolidadas y también llamadas a liderar este mercado cuyas expectativas están puestas ahora en rutas de más largo recorrido (4-5 horas), nuevo frente de batalla al que prentenden restar pasajeros a las compañías tradicionales.

En general las compañías más pequeñas tanto tradicionales como de bajo coste no tendrán más remedio que profundizar en los nichos de mercado y especilizarse. Quizás esta es la estrategia que ha visto clara SAS, con la venta de proyectos fuera de sus mercados tradicionales.

Temas relacionados:

Añadir Comentario