Más trabas legales a las plataformas de Internet: Ahora también Airbnb

La anunciada disrupción digital está llegando a todos los sectores, mientras los participantes tradicionales del sector, en lugar de modernizarse para poder competir, recurren a los gobiernos para que legislen a su favor, frenando el progreso y, en general, en contra de los consumidores. La pionera fue Uber, que en seguida despertó las quejas de los taxistas y, como consecuencia, ha sido prohibida en distintas partes del mundo, entre ellas España. También se las han tenido que ver con la justicia otras plataformas como BlaBlaCar, denunciada en España por Confebus, la patronal de los autobuses. Ahora le ha tocado el turno a Airbnb, concretamente, en el estado de Nueva York.

Más trabas legales a las plataformas de Internet. Ahora también Airbnb

Debido a las numerosas quejas por competencia desleal, recibidas de hoteles y hostales, el Estado de Nueva York ha aprobado un proyecto de ley que, en caso de ir adelante, prohibiría a los usuarios de plataformas de alquileres de pisos por Internet como Airbnb publicar en Internet anuncios de alquileres de pisos para estancias cortas.

El proyecto de ley, aprobado el viernes por el Senado del Estado de Nueva York, pasará ahora a manos del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que podría ratificarlo, vetarlo o permitir que se convierta en Ley sin su firma.

La legislación de Nueva York ya prohíbe los alquileres de menos de 30 días de apartamentos completos (sin la presencia un residente), pero hasta ahora, no se había prohibido de forma explícita la publicación de anuncios de este tipo de alquileres. Según la nueva legislación, los usuarios que publiquen este tipo de anuncios podrían tener que hacer frente a multas de hasta 7.500 dólares en caso de reincidencia. Concretamente, serían 1.000 dólares la primera vez, 3.000 dólares la segunda y 7.500 dólares la tercera.

La decisión supone un nuevo mazazo para las plataformas de Internet como Airbnb, que basan gran parte de su negocio en este tipo de alquileres.

En mayo de este año entró en vigor también en Berlín la prohibición de alquilar pisos completos para estancias cortas. En este caso, además de las quejas del gremio hotelero, el ayuntamiento afirma haber tomado esa decisión para tratar de frenar la subida del precio de la vivienda en la ciudad, que se incrementó hasta un 50% entre 2009 y 2014. Los infractores según la legislación de la ciudad alemana podrían enfrentarse a multas de hasta 100.000 euros y las autoridades han animado a los particulares a denunciar a sus vecinos si ven algún tipo de actividad sospechosa.

Por su parte, Airbnb alega que su servicio no es incompatible con el turismo y que, además, ayuda a los residentes a sufragar los elevados alquileres en las grandes ciudades.

Una plataforma similar a Airbnb, llamada Windu, ha anunciado que ha interpuesto una demanda en contra de esta nueva normativa, que perjudica considerablemente su negocio.

Otras ciudades europeas como París han optado por medidas menos drásticas, aplicando un impuesto a los alquileres de Airbnb.  

Entre las compañías afectadas por la nueva legislación de Nueva York se encuentran también los servicios HomeAway y VRBO de Expedia.

La aprobación de este proyecto de ley en Nueva York reabre el eterno debate de la disrupción digital y de si son convenientes o no este tipo de medidas proteccionistas que favorecen a las empresas tradicionales frente a las nuevas startups digitales. Si bien es verdad que pueden evitar despidos en estos sectores empresariales tradicionales, como el de los taxis o el hotelero, perjudican a los consumidores, principales beneficiarios de la aparición de las nuevas empresas, además de poner freno al progreso.

Fuente: NBC News

Seguir leyendo: