Unos nanohilos de plata podrían ser la clave para el desarrollo de dispositivos flexibles

Los materiales empleados tradicionalmente en la fabricación de pantallas táctiles se están agotando y muy pronto podríamos enfrentarnos a una importante escasez de suministro. Por otra parte, estos materiales no sirven para la fabricación de dispositivos flexibles. Todo esto ha llevado a los científicos de todo el mundo a investigar con nuevos materiales más sostenibles y flexibles. Según una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido, la clave podría estar en unos nanohilos de plata.

 

Nanohebras de plata para pantallas flexibles - Universidad de Surrey

En la actualidad, los dispositivos de pantalla táctil utilizan, principalmente, electrodos de óxido de indio y estaño (ITO), un material que es caro en cuanto a explotación y procesamiento, además de muy frágil.

Por ese motivo, un equipo de la Universidad de Surrey, dirigido por el profesor Alan Dalton, en colaboración con M-SOLV, un fabricante de sensores táctiles de Oxford, se pusieron a investigar materiales alternativos que permitieran superar las principales dificultades del ITO.

Como posibles sustitutos, estudiaron el grafeno, los nanotubos de carbono y unas películas de nanohilos de metales seleccionados aleatoriamente.

Así es como descubrieron las posibilidades de los nanohilos de plata.

El estudio mostró que las películas de nanohilos de plata son el mejor candidato, debido a su transmisión y conductividad que pueden igualar e incluso llegar a superar fácilmente las del ITO.

El material consiste en una serie de nanohilos, miles de veces más finos que un cabello humano, que forman una red conductora interconectada.

La investigación, publicada en las revistas especializadas Materials Today Communications y Scientific Reports, describe:

  • Cómo estos nanohilos de plata están demostrando ser el material ideal para la fabricación de tecnologías flexibles de pantalla táctil.
  • Cómo se puede manipular el material para ajustar su rendimiento para otras aplicaciones.

El siguiente paso ahora es lograr la escalabilidad del proceso para que sea más viable desde el punto de vista industrial. Un factor limitante es el coste actual de los nanohilos de plata. Para reducirlo y evitar este problema, el equipo, en colaboración con M-SOLV y con el proveedor de grafeno Thomas Swan, está tratando de utilizar una combinación de nanohilos y grafeno en los electrodos.

Eso podría reducir notablemente el coste y facilitar su comercialización.

Fuente: surrey.ac.uk

 

Seguir leyendo:


Sin Respuestas

Añadir Comentario