Píldora para ponerse en forma sin hacer ejercicio

Científicos estadounidenses están desarrollando una píldora que proporciona los beneficios del ejercicio sin necesidad de mover ni un músculo. Los investigadores han descubierto dos posibles fármacos capaces de desarrollar los músculos, incrementar la resistencia e incluso quemar grasas. En las pruebas realizadas en ratones con el segundo de los fármacos, los roedores fueron capaces de correr hasta un 44% más sin necesidad de un entrenamiento previo, lo que sugiere que los humanos podrían hacer lo mismo.

 

Píldora para ponerse en forma sin hacer ejercicio: AICAR y GW1516

Los fármacos milagrosos: AICAR y GW1516

Los dos fármacos, denominados AICAR y GW1516, parecen tener un efecto sobre un gen implicado en el desarrollo y la regulación de los músculos. Este “gen maestro” (PPAR-delta) tiene la capacidad de controlar la actividad de muchos otros genes, por lo que realizar en él algunos ajustes podría tener un amplio efecto en el funcionamiento del cuerpo humano.

 

El estudio y sus resultados

El primer paso de la investigación consistió en provocar una alteración genética en los ratones destinada a potenciar la actividad de ese gen maestro.

La alteración originó un mayor desarrollo de la musculatura, que pasó a quemar más grasas que azúcares. También convirtió a los ratones en verdaderos “ratones maratonianos”, capaces de correr en la rueda mucho más de lo habitual.

El siguiente paso fue conseguir el mismo efecto utilizando un fármaco, en lugar de una alteración genética:

  • GW1516: para la primera versión de la píldora, los investigadores utilizaron un fármaco denominado GW1516. En las pruebas realizadas con ratones observaron que la píldora quemaba grasas, pero no detectaron ningún cambio en el rendimiento de los ratones durante el ejercicio hasta que empezaron a entrenarlos con largas sesiones en la rueda. Finalmente, los ratones que habían tomado el fármaco lograron correr un 77% más que los que se habían entrenado sin tomar la pastilla.
  • AICAR: Posteriormente, para la siguiente versión de la píldora, los investigadores decidieron probar con otro fármaco diferente, denominado AICAR, que va un paso más allá encontrando un modo distinto de actuar sobre el mismo mecanismo celular de la musculatura. Los resultados fueron aún mejores, ya que, en esta ocasión, los ratones no necesitaron entrenar y, cuando llevaban tan solo cuatro semanas tomando el fármaco, corrieron un 44% más en la rueda sin haber realizado ningún ejercicio previo.

Posibles aplicaciones de la píldora

Según el autor principal del estudio, el Profesor Ronald Evans, del Howard Hughes Medical Institute y el Salk Institute de California, estos fármacos podrían, en un futuro, ayudar a combatir enfermedades que conllevan un deterioro muscular o bien mejorar los beneficios para la salud del ejercicio en personas con riesgo de padecer enfermedades como la diabetes.

No obstante, el descubrimiento de estos fármacos ha originado bastante controversia, por el temor de que se pueda hacer un mal uso de ellos en el mundo del deporte. Para evitarlo, Evans ha desarrollado un test que permite detectar estos fármacos tanto en la sangre como en la orina de los deportistas.

Fuente: BBC Health

 

¿Qué ha sido de estas sustancias hoy en día?

Actualización (31/03/2016)

El GW1516

El primero de los fármacos utilizados en el estudio, el GW1516, que también recibe otros nombres como GW501516, GSK-516, Cardarine o Endurobol, fue investigado por la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) en un intento por conseguir que los músculos quemasen grasas en lugar de azúcar y aumentar, así, los niveles de “colesterol bueno”.

Sin embargo, la compañía abandonó los estudios, al descubrir en los ensayos realizados con ratones que, a cualquier dosis, el fámaco causaba cáncer rápidamente en multitud de órganos, entre ellos, hígado, vejiga, estómago, piel, tiroides, lengua, testículos, ovarios y útero.

 

gw1516

Fuente: powermyself.com

 

En 2009, GSK advirtió a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de los riesgos de este fármaco ante los rumores de que algunos atletas podían estar utilizándola para mejorar su rendimiento y la agencia incluyó el fármaco en su listado de sustancias prohibidas.

En la actualidad, el GW1516 no solo no cuenta con ningún uso terapéutico aprobado, sino que todos los estudios se han suspendido por sus efectos cancerígenos.

Lamentablemente, a pesar de esto, el fármaco se sigue anunciando en numerosas páginas web como píldora milagrosa para deportistas y culturistas; y desde 2013, se ha detectado su uso en el mundo del deporte como sustancia dopante en más de una ocasión, especialmente, en el ciclismo.

 

AICAR

Los estudios han demostrado que AICAR reduce hasta un 25% la frecuencia y el tamaño del infarto de miocardio en humanos, al mejorar el flujo sanguíneo al corazón. También se ha demostrado que disminuye el riesgo de muerte temprana y mejora la recuperación tras una cirugía realizada como consecuencia de una lesión isquémica.

En los últimos, años se han llevado a cabo también diversos estudios para comprobar sus efectos como posible fármaco anticáncer para varios tipos de cáncer; por el momento, con resultados positivos.

 

Aicar

Fuente: uk-peptides.com

 

Además, se ha comprobado en ratones que facilita el adelgazamiento, mejora el rendimiento deportivo y aumenta el oxígeno en sangre, incluso sin realizar ejercicio. También reduce los niveles de azúcar en sangre. No obstante, en la actualidad, todavía está por ver si los resultados son o no extrapolables a los humanos, en cuyo caso podría ser beneficioso para tratar la obesidad y la diabetes; y para mejorar el estado de forma de los pacientes que por su condición no pueden realizar ejercicio físico.

Por desgracia, apesar de que estos resultados todavía no se han confirmado en humanos, los temores de Evans se han cumplido y AICAR ha dado más de un quebradero de cabeza a las agencias antidopaje a lo largo de los últimos años, reemplazando a la famosa EPO.

 

Seguir leyendo:


Sin Respuestas

Añadir Comentario