Máquinas capaces de conversar

Se desarrollan unas máquinas que pueden hablar y participar en una conversación

Según un artículo publicado esta semana Technology Review, una nueva empresa llamada Cognitive Code ha desarrollado un software que afirma permitirá que los dispositivos habituales hablen con los humanos. La empresa desveló, en el congreso Techcrunch40 de San Francisco, un estudio de desarrollo con una serie de algoritmos que convierten las cadenas de palabras en conceptos y formulan una respuesta. Este estudio podría servir para que los fabricantes de algunos dispositivos, como los teléfonos móviles o los juguetes, utilicen la tecnología para añadir la capacidad de conversar a sus productos.

Según Leslie Spring, director de tecnología de la compañía, con estos algoritmos, en lugar de escribir un email en un PDA, podríamos dar intrucciones al dispositivo para que envíe un email a Tom y le diga que estaremos allí en 10 minutos.

El problema que intenta resolver la compañía se conoce como procesado de lenguaje natural, y ha sido investigado a conciencia durante décadas por diversos laboratorios de renombre internacional. Algunos programas informáticos ya son capaces de analizar sintácticamente información básica de entradas que no coinciden exactamente con los comandos. Algunos ejemplos conocidos son los chatbots (robots de chat) como Alice y Jabberwacky, programas que simulan una conversación por medio de entradas de texto.

Según Spring, el producto de Cognitive Code, llamado SILVIA, es más avanzado que los anteriores por varias razones. En primer lugar, SILVIA recuerda y entiende el contexto de una conversación. Por ejemplo, si estás hablando de la película Star Wars y preguntas cuál es el argumento, el sistema busca en trozos anteriores de conversación para encontrar una explicación a la pregunta sobre el argumento de la película, en lugar de dar una definición general de argumento o el argumento de otroa palícula o libro mencionada antes de Star Wars. Otro aspecto fundamental de SILVIA que hace que sea diferente, señala Spring, es su capacidad para comprender conceptos expresados de diversas maneras y expresas respuestas únicas con sentido.

El sistema funciona del siguiente modo: durante una conversación, las palabras se convierten en datos conceptuales, explica Spring. SILVIA coge estos conceptos y los mezcla con otros datos conceptuales almacenados en la memoria a corto plazo (información de la conversación actual) o en la memoria a largo plazo (información almacenada durante anteriores sesiones de entrenamiento). A continuación, SILVIA vuelve a transformar los conceptos resultantes a lenguaje humano. En ocasiones, el software puede hacer que se ejecuten programas en un ordenador o realizar otras tareas requeridas para interactuar con el mundo exterior. Por ejemplo, podría guardar un archivo, realizar una consulta en un motor de búsqueda o enviar un email.

Fuente: Technology Review