Avances en telescopio espacial

Un espejo gigante para un nuevo telescopio espacial

Según un artículo publicado esta semana en Technology Review, ingenieros del Goddard Space Flight Center de la NASA, Northrop Grumman, Ball Aerospace y AXSYS Technologies han desarrollado un nuevo espejo más barato y ligero que se incorporará al sucesor de Hubble, conocido como James Webb Space Telescope (JWST).

La capacidad de un telescopio para recoger la luz de objetos distantes está directamente relacionada con el tamaño de sus espejos: cuanto mayor es el espejo, más luz puede recoger; por lo que estos ingenieros han construido uno criogénico, extremadamente grande y ligero, que permitirá recoger más luz, con mayor rapidez y mejor resolución que con los telescopios anteriores.

Según John Decker, subdirector asociado del proyecto en la NASA, el nuevo espejo está compuesto por 18 segmentos que en total abarcan un área de casi 25 metros cuadrados (siete veces la superficie del espejo del telescopio Hubble).

El nuevo telescopio de la NASA observará el universo principalmente en el espectro infrarrojo; se mantendrá en una posición estacionaria con respecto a la tierra y el sol, a unos 2,4 millones de kilómetros de la tierra; y funcionará a temperaturas extremadamente bajas (entre 30 y 55ºK), por lo que no generará calor que pueda interferir con lo que los científicos intentan detectar.

El espejo del nuevo telescopio es de berilio, uno de los metales más ligeros que se conocen. No es la primera vez que se utiliza este material en el espacio, pero sí en un espejo de estas dimensiones. Este material cuenta con unas propiedades térmicas excepcionales que le permiten mantener un rendimiento óptico estable en un amplio rango de temperaturas.

Los 18 segmentos del espejo viajarán plegados y se abrirán una vez que el telescopio llegue a su destino. Todos ellos tienen una libertad de siete grados y se pueden controlar de forma individual.
Se espera que el telescopio James Webb reemplace a Hubble en el 2013.

Fuente: Technology Review