LA ECONOMIA

Cinco Días recoge este comentario:

América Latina impulsará la Bolsa: … Telefónica e Iberdrola, valores

favoritos de los analistas por sus posiciones latinoamericanas… las

empresas españolas que tienen fuertes y crecientes posiciones en esos países se

seguirán beneficiando de la mejora de la demanda. Aumento que se traducirá en

‘más ventas y más beneficios’…

Bien es cierto que el margen de maniobra de Solbes en el contexto de la Unión Europea es mucho menor, en un marco donde el BCE fija la política monetaria de forma global. Solbes, Rato… y cualquier ministro de Economía que siga una senda conservadora u ortodoxa tiene asegurado un razonable éxito. ¿Puede hacer el Gobierno algo más por la economía española?

Política económica en América Latina

El mayor margen de maniobra quizás lo tenga el Presidente. La mejor política económica para España es la que puede hacerse en América Latina. Hay ciertas dudas sobre si Exteriores posee una auténtica perspectiva latinoamericana verdaderamente priorizada en su diplomacia y estrategia. Además puede que sea, por su relevancia institucional, un tema de Presidencia.

Un énfasis diplomático en el mundo árabe y en el marco europeo puede ser valorado por cualquier analista como correcto. No obstante nuestra dimensión económica y nuestra capacidad real de influir de forma relevante en tales ámbitos (Europa y mundo árabe) se encuentra condicionada a que España extienda y consolide su posición y la de sus empresas en América Latina.

Zapatero y América Latina

El error de la mayor parte de los Presidentes españoles -con algunas excepciones- es reducir la región latinoamericana a unos tópicos. Sean Cuba, Argentina, la deuda; Fidel Castro o Chávez. Y por tanto, infravalorando capacidades y potencialidades. Estos tópicos llegan a ahogar los temas de enjundia. Sin mencionar los “utópicos”. Esto es, cientos de proyectos que surgen de las Cumbres y que nunca llegan a cuajar como algo relevante o significativo.

Los primeros pasos de Zapatero no parecen señalar una política activa y priorizada. En su activo tiene una inoportuna visita de Chávez a España -seguida de otra de José Bono a Venezuela-; una visita de Zapatero a Lula que tendría que haber sido más ambiciosa y fructífera en resultados y otra a Argentina para apagar fuegos.

Resolver la política de tarifas en Argentina, que tanto afecta a empresas como Aguas de Barcelona, Endesa y Telefónica -y que no ha cambiado significativamente tras los encuentros Zapatero-Kirchner- es una de las consecuencias de no poseer una estrategia clara para la región.

Una estrategia global

Quizás los problemas de Argentina se resuelven en Brasil en Chile y los de Venezuela en Colombia o México. Es un continente complejo. Su lógica es diferente. Durante décadas los norteamericanos y algunos países europeos se han estrellado en ella. Quizás fue Felipe González una de las personas que mejor perspectiva tiene del continente americano. Algo podría enseñar.

Zapatero tiene la oportunidad de hacer la política económica más productiva para la economía española en estos momentos. Tiene la oportunidad de darle una dimensión a la política y la economía española que Aznar, volcado con los Estados Unidos no pudo darle en toda su dimensión y complejidad. ¿Cuando? ¿Con quién? ¿De qué forma? ¿Para quién? Las respuestas a estas preguntas son importantes.

Añadir Comentario