Practicar ejercicio puede cambiar nuestros genes

El ejercicio mejora nuestra calidad de vida y reduce el riesgo sufrir algunas enfermedades, como la diabetes o las enfermedades cardíacas.

Pero ¿qué hace que el ejercicio para mejorar nuestra salud?

practicar-ejercicio-cambia-biologia-euroresidentes 

El funcionamiento de algunos genes cambia en función del estilo de vida.

Por ejemplo, comer ciertos tipos de dietas o estar expuesto a contaminantes, puede cambiar la forma en la que se expresan algunos de los genes de nuestro ADN, y por tanto afectar las proteínas que expresan estos genes. Dependiendo de qué genes están implicados, ésto puede tener consecuencias en nuestra salud y en el riesgo de sufrir algunas enfermedades.

Ahora, los resultados de una nueva investigación muestran que el ejercicio también cambia la forma y el funcionamiento de algunos de nuestros genes

Científicos del Instituto Karolinska, en Estocolmo, reclutaron a 23 personas a las que realizaron una serie de pruebas para valorar su rendimiento físico y exámenes de salud, incluyendo una biopsia muscular, y luego se les pidió que practicasen unos ejercicios determinados durante tres meses.

El ejercicio consistió en utilizar una bicicleta usando sólo una pierna, sin ejercitar la otra.

Los voluntarios pedalearon con una sola pierna a un ritmo moderado durante 45 minutos, cuatro veces por semana durante tres meses. Después de este periodo se volvieron a repetir las biopsias musculares.
Obviamente, después de este tiempo, la pierna ejercitada tenía mejoras físicas que la pierna no ejercitada no tenía.
Practicar ejercicio puede cambiar nuestros genes

Todo parece que está en los genes.

Utilizando un sofisticado análisis genómico, los investigadores observaron la existencia de cambios en más de 5.000 sitios en el genoma de las células del músculo de la pierna ejercitada, que no se encontraron en la pierna no ejercitada.
Curiosamente, muchos de estos cambios estaban en genes potenciadores, es decir que pueden amplificar la expresión de ciertas proteínas.

La mayoría de estos genes juegan un papel fundamental en el metabolismo energético, la respuesta de insulina y la inflamación dentro de los músculos, es decir factores relacionados con las mejoras físicas observadas en la pierna ejercitada.
Estos genes no cambiaron en la pierna no ejercitada.

Se necesitan más estudios para determinar si los cambios genéticos que se observaron en la pierna ejercitada persisten después de deja de hacer ejercicio, o para saber cómo la cantidad o los diferentes tipos de ejercicio pueden afectar los patrones expresión génica.

 

Lindholm ME, Marabita F, Gomez-Cabrero D, Rundqvist H, Ekström TJ, Tegnér J, Sundberg CJ. Epigenetics (2014). Más información.

 

Añadir Comentario

Subscribe!