¿Podría transmitirse el Alzheimer?

Relacionan un procedimiento médico como es la inyección de una hormona de crecimiento humana con la transmisión de una proteína asociada con la enfermedad de Alzheimer.

Los autores del estudio, publicado en la prestigiosa revista científica Nature, proponen que la “semilla” de la beta amiloide, la proteína que se encuentra acumulada en el cerebro de los enfermos de Alzheimer, podría transmitirse a través de algunos de los procedimientos médicos actuales.

Es importante destacar que los autores del estudio hacen especial hincapié en aclarar que la gente no debe estar preocupada por si la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad contagiosa.


Se puede transmitir, pero no es contagioso.

¿Podría transmitirse el Alzheimer?

Inyecciones de hormonas para tratar un problema de crecimiento.

Para el estudio se analizaron los cerebros de ocho individuos recientemente fallecidos, de entre 36 y 51 años de edad, como consecuencia de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (la versión humana de la enfermedad de las “vacas locas”), que durante la infancia habían recibido inyecciones de hormonas para tratar un problema de crecimiento.
La hormona del crecimiento había sido extraída previamente del cerebro de personas fallecidas. Esta práctica se interrumpió en 1985, debido al riesgo de transmisión de priones, la proteína responsable de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. 

Acumulación de beta amiloide, enfermedad de Alzheimer.

Además de la identificación de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en el cerebro de los ocho pacientes analizados, los autores del estudio identificaron altos niveles de proteína beta-amiloide en los cerebros de 7 de los pacientes, en cuatro de ellos en altas concentraciones.
Debido a que es raro ver este tipo de patología amiloide aparezca a edades tan tempranas (36 a 51 años), los científicos sospechan que las semillas de amiloide pueden haber sido transferidos con la inyección de hormona del crecimiento, al igual que lo había sido el prión causante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. 
En marrón, acumulación de proteína amiloide en muestra de tejido cerebral.
Jaunmuktane et al. Nature 525, 247–250 (2015)


Las “semillas” de la beta amiloide podría pasar accidentalmente a través de algunos procedimientos médicos.


Si se confirma, los resultados se plantea la duda sobre si las decenas de miles de personas que han sido tratadas con extractos de la hormona del crecimiento humano (hGH) podrían estar en riesgo de la enfermedad de Alzheimer. 
Y podrían tener implicaciones más amplias como que el Alzheimer podría ser transmitido por otras vías, como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob que se puede transmitir por transfusiones de sangre o a través de instrumental quirúrgico contaminado.
Es importante destacar que los autores del estudio hacen especial hincapié en aclarar que la gente no debe estar preocupada por si la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad contagiosa. 
Nadie puede contraer la enfermedad de Alzheimer por vivir con alguien que tiene la enfermedad de Alzheimer o por cuidarlo. Tampoco se debería evitar cualquier tipo de cirugía por miedo a una posible transmisión.
Seguir leyendo: 

Añadir Comentario

Subscribe!