Qué hacer si te has quemado la piel tomando el sol

Sin la protección adecuada, los rayos ultravioletas del sol puede tener efectos dañinos en la piel. 
 
Además de la irritación temporal o el enrojecimiento de la piel, las quemaduras de sol causadas por la exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV) pueden causar daños en la piel a largo plazo. En este sentido, los niños tienen más riesgo. Una quemadura de sol con ampollas en la infancia o en la adolescencia duplica las probabilidades de desarrollar un melanoma en la edad adulta.
Cada persona posee mecanismos de defensas naturales contra las quemaduras del sol como espesor o la pigmentación de su piel. 
El tiempo que tarda una persona en desarrollar una quemadura de sol, así como la gravedad de la quemadura solar, depende de factores como el índice de UV, la altitud o el tipo de piel. 
 
¡Me he quemado con el sol!
 
 

¿Cómo tratar una quemadura solar? 

  • Una ducha fría y aplicar una crema hidratante o loción para suavizar la piel.

    Los productos con vitamina C y E pueden ayudar a limitar el daño de la piel, y siempre bajo preescripción médica, se puede usar alguna crema con hidrocortisona durante un par de días para aliviar el malestar.

  • Beber muchos líquidos. Cualquier quemadura extrae líquidos del cuerpo a la superficie de la piel, por lo que pueden aparecer signos de deshidratación como sequedad de la boca, dolor de cabeza, mareo, somnolencia o escasas micciones. Es muy importante beber mucha agua durante unos días después.
  • Ibuprofeno. Puede ser útil administrar ibuprofeno ya que reduce la hinchazón y el enrojecimiento. 
  • Nunca se debe descamar la piel, ni romper las ampollas.
 
Una quemadura solar provoca el daño, e incluso la muerte, de las células de la piel afectada. Este daño causado por la luz ultravioleta causa estrés oxidativo y la producción de radicales libres, lo que provoca daños en el ADN. 
El daño celular causa la activación de una cascada de diferentes mediadores químicos y celulares de la inflamación. Esta inflamación es lo que provoca el enrojecimiento, la hinchazón y la sensación de malestar por una quemadura de sol. 
 
La mayoría de las quemaduras solares, incluso cuando causan algunas ampollas, no necesitan atención médica, pero cuando aparecen quemaduras con ampollas sobre el 20% o más del cuerpo (toda la espalda de un niño), es importante acudir al médico. 
Además, cuando se una quemadura solar va acompañada de fiebres y escalofríos también se debe buscar ayuda médica.
 
 
Seguir leyendo:

Sin Respuestas

Añadir Comentario

Subscribe!