Avances en el desarrollo de un páncreas artificial.

Mini Med Paradigm REAL-Time System (AP Photo/Medtronic)
Se ha probado con éxito por primera vez un páncreas artificial fuera de un hospital.
Un páncreas artificial permitiría transformar el tratamiento y mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes. El dispositivo controla los niveles de glucosa en sangre y utiliza estos datos para transmitir información a una bomba de insulina unida al cuerpo del paciente, ajustando los niveles de insulina a las necesidades del paciente en cada momento.
Dispositivos similares ya se habían probado anteriormente en los hospitales, pero es la primera vez que un grupo de pacientes con diabetes tipo 1 han podido utilizar un dispositivo de estas características en sus hogares.

 

La diabetes tipo 1 es un tipo de diabetes que generalmente se diagnostica en la infancia. Se produce cuando el páncreas es incapaz de producir suficiente cantidad de insulina, lo que provoca que aumenten los niveles de azúcar en la sangre, y si no se trata aumenta el riesgo de problemas graves de salud.
Una de las opciones de tratamiento de los diabéticos tipo 1 son las bombas de insulina. Se tratan de unos dispositivos que ofrecen una cantidad constante de insulina, y los pacientes deben controlar sus niveles de glucosa y ajustar la cantidad de insulina a estos niveles.
Durante la noche, cuando los niveles de glucosa en sangre descienden de forma natural (hipoglucemia nocturna), por lo que uno de los problemas que puede aparecer es que los niveles de insulina sean excesivamente altos. Esto puede provocar que la persona entre en coma, sufra convulsiones e incluso puede ocasionarle la muerte.
Además, con el tiempo las personas con diabetes tipo 1 son menos sensibles a notar las bajadas de los niveles de glucosa, y al no reconocer los síntomas no hacen nada para paliar estas bajadas de azúcar.
En el estudio, publicado en la revista The New England Journal of Medicine, todos los pacientes tenían sensores para supervisar continuamente su niveles de glucosa en sangre. La mitad de ellos tenían bombas normales de insulina y la otra mitad tenían bombas programadas para dejar de suministrar la insulina durante dos horas cuando los niveles de glucosa en sangre bajasen por debajo de un determinado umbral.

Después de tres meses, los episodios de bajadas de azúcar se redujeron en cerca de un tercio en aquellas personas que utilizaron la bomba con la función de apagado automático. 

Bergenstal RM, Klonoff DC, Garg SK, Bode BW, Meredith M, Slover RH, y col. The New England Journal of Medicine (2013). Más información.

Temas relacionados con: Avances en el desarrollo de un páncreas artificial:

Añadir Comentario

Subscribe!