Ayudas vivienda

El INE informaba recientemente que la población inmigrante representaba ya el 8% de la población total española: 3,5 millones de habitantes. Un pilar de la economía y el crecimiento económico de España. De los 995.800 puestos de trabajo que se crearon el año pasado, 964.700 fueron ocupados por trabajadores inmigrantes

Vivienda para inmigrantes ¿sin ayudas?

El coste de la vida en España se come una gran parte de los salarios que obtienen los inmigrantes. La política de la vivienda en España, tras un año del gobierno socialista, no parece despejar muchas incógnitas en cuanto al acceso a la vivienda del importante volumen de la población inmigrante. El gobierno es reticente incluso a ayudas vía de deducción fiscal de impuestos, no digamos a las subvenciones o ayudas directas al precio de la vivienda.

Partiendo del dato de que los españoles dedicaron como media el 57,3% salario a la compra de vivienda en 2004 (ver Salario y vivienda), es de suponer que las familias compuestas por inmigrantes estén en el grupo de hogares que más dedican al pago de la vivienda. Salarios más bajos, mayor carga de la vivienda, constituyen una barrera importante para la integración real de la población inmigrante en España.

Operación Campamento, oferta de más viviendas asequibles.

El anuncio de la Operación Campamento con 7.000 viviendas protegidas, dados los precios en la Comunidad de Madrid, ha levantado unas expectativas entre la población madrileña que vienen a poner de relieve la necesidad de actuaciones de choque por parte del gobierno. Estas deben ser más generalizadas y abarcando todas las todas las zonas donde la oferta de la vivienda no se adapta al poder adquisitivo de la demanda.

Quizás no haya que recordar que la falta de ayudas a la vivienda puede convertir esta cuestión en un problema social de envergadura. En países como Estados Unidos los problemas de acceso a la vivienda están repercutiendo de forma alarmante en el desarrollo de una brecha poblacional. Mientras una parte de la población disfruta de soberbios índices de riqueza, “en muchos casos se detraen fondos de la comida en favor de la vivienda”, apuntaba un reciente estudio. Llegando a casos en los que “a menudo estas familias recortan su gasto en leche y otros productos básicos para que les alcance para pagar el alojamiento”.

Enlaces relacionados:

Añadir Comentario