Organizar cuartos de niños

Ideas y consejos para ordenar los dormitorios de los niños

1. Ponerse al mismo nivel de los niños: Arrodillarse en su habitación para verla desde la perspectiva de los niños. La comodidad es un factor importante para conseguir que alguien ordene o recoja las cosas: colocar unas barras de armario más bajas; poner los objetos que más se utilizan en los estantes y cajones más bajos. Colocar papeleras, cajas, cestas… decorativas en las esquinas, en el suelo del armario y a los pies de la cama.

2. Convertir ordenar en una tarea divertida: Ordenar una habitación puede ser una tarea pesada incluso para los adultos. Imaginemos cómo se puede sentir el niño al pensar en recoger todos sus juguetes, su ropa y materiales escolares. Dejar que el niño se implique, permitiéndole etiquetar de forma creativa y a su gusto sus propios cajones y cubos de almacenaje. También podemos hacerle unas fotos al niño y pegarlas en los cubos y cajones. Otra opción es pegar en el frente del cajón una muestra de su contenido. Por ejemplo, si vamos a guardar en un cajón pequeños soldados de juguete podemos pegar una bolsita plástica en el frente e introducir en ella un soldadito de juguete como ejemplo del contenido. Se pueden comprar protectores plásticos de hojas, cortarlos al tamaño deseado y utilizar cinta adhesiva para pegar etiquetas plastificadas a los cubos de almacenaje. Poner una cesta para la ropa sucia bajo un aro de baloncesto para niños.

3. Aprovechar el espacio debajo de la cama para guardar cosas: Utilizar cubos de almacenaje rectangulares, planos y con ruedas, especialmente diseñados para almacenar cosas bajo la cama. Se pueden clasificar los cubos por tipos de juguete. Los niños pequeños pueden guardar sus materiales de pintura en uno de los cubos; los mayores pueden meter los libros y libretas del colegio. Y si les gusta mucho la música, podrán almacenar en ellos una buena cantidad de CDs.

4. Establecer un código de colores. Se pueden comprar cubos de almacenaje de distintos colores para distintos tipos de juguetes; o clasificar la ropa en perchas de distintos colores; o utilizar un color diferente para cada niño.

5. Colgar sus dibujos en las paredes. Para el niño, su colección de dibujos hechos por él puede ser tan importante como para nosotros nuestra colección de cuadros comprados. Podemos comprar unos marcos baratos y colgar sus dibujos agrupados en una pared a modo de composición artística. Esto añadirá un toque decorativo y personal a la habitación. También podemos poner un corcho/tablero para que los niños puedan colgar sus medallas y premios de competiciones deportivas o escolares. Se puede poner otro corcho para sus fotos. O colgar un organizador de tela rectangular hecho por nosotros con bolsillos en posición vertical detrás de la puerta para que pueda poner fotos, tarjetas de cumpleaños, postales, etc.

6. Negociar con ellos una normas básicas para mantener el orden. Por ejemplo, antes de jugar a otro juego de mesa, recoger el anterior. O que antes de cada época de regalos (cumpleaños, navidades, etc.), tenga que elegir un juguete para donarlo a una organización de caridad y hacer feliz así a un niño que no tenga su suerte. Otra posible norma es que no pueda tener en su habitación nada que no tenga un sitio, de ese modo, si un cajón está lleno y quiere almacenar algo nuevo, deberá tirar algo viejo para hacerle sitio.

Añadir Comentario