Elegir colores de paredes

Cómo elegir los colores antes de pintar las paredes

elegir-color-casa

Cuando se trata de decorar, elegir el color de la pintura puede ser todo un reto. Podemos pensar que hay tantos colores que acabaremos por encontrar el adecuado, pero también podemos acabar pensando que hay tantos colores que no sabemos por dónde empezar. Además, es una decisión muy importantes, porque el color de la pintura condicionará tanto el tono como el ambiente de la habitación. Aquí ofrecemos algunos consejos para no equivocarse en la elección de colores.

No tener prisa. No debemos tomar decisiones definitivas hasta que hayamos desarrollado un esquema global de la habitación. Hay un conjunto infinito de colores y además es el elemento más versátil en la decoración de una habitación, porque es el más fácil de cambiar y el más barato. Es preferible no tomar una decisión final hasta que hayamos elegido los muebles, las alfombras, cortinas y otros tejidos. En el momento de elegir, es interesante tener a mano muestras de los demás componentes decorativos (papel de pared, alfombra, parquet, tejidos…). Si vamos a tener un tejido estampado, probablemente quede mejor si eligemos el color de las paredes a juego con el fondo del estampado.

Estudiar a fondo los colores. Existen claves de los tonos subyacentes de las diferentes tonalidades de un color en una tira de muestras de colores coordinados. Aunque no planteamos la posibilidad de elegir un tono oscuro, sigue siendo interesante observar todos los colores con detenimiento.

Considerar el color de la pintura como adorno. Lo más habitual es elegir una tonalidad de blanco o un blanco roto para las molduras, las puertas y las ventanas. Pero también podemos estudiar la posibilidad de elegir un color que combine con las paredes que no sea el blanco. Para obtener un aspecto realmente llamativo, podemos probar con paredes claras y tonos oscuros o colores brillantes para los adornos.

Prestar atención al tipo de acabado de la pintura. Los acabados mate o lisos ocultan las imperfecciones de las paredes, mientras que los brillantes reflejarán más la luz.

Distinguir entre colores cálidos y colores fríos. El naranja, el rojo y el rosa se consideran colores “cálidos”, mientras que los azules, los verdes y el violeta se denominan colores “fríos”. Conocer la teoría que subyace tras los colores nos puede ayudar a elegir el tono adecuado para el ambiente que intentemos crear

Estudiar el color en luces distintas. El mejor modo de ver el verdadero color de una pintura es ver la muestra bajo distintas luces – fuera con luz natural, bajo luz incandescente y fluorescente y, fundamental, en la habitación que vamos a pintar por el día y por la noche

Calcular las cantidades. Si llevamos las medidas de la habitación a la tienda de pinturas, allí nos podrán ayudar a calcular la cantidad correcta de pintura que necesitaremos para pintar las paredes además de aconsejarnos sobre pinturas especiales como las de bajo olor, imprimaciones antimanchas, pinturas de pizarra, pinturas lavables, etc.

No olvidarse del techo: Los colores claros suelen ser los más adecuados para los techo. Si queremos que el techo combine con el color de las paredes, podemos comprar uno o dos tonos más claros. O diluir nosotros mismos el color de las paredes con pintura blanca en una proporción de 25% de color y 75% de blanco.

One Response

  1. Anónimo 5 años ago

Añadir Comentario