Vitaminas para el pelo

Vitaminas y nutrición fundamentales para un cabello sano

El secreto para un pelo sano no se encuentra en una botella en un estante de una tienda, sino en la sección de productos alimentarios del mercado o supermercado. 
El pelo es una muestra exterior de lo que sucede en el interior, y una acertada alimentación ayudará a crear unas hebras de pelo sanas, fuertes y brillantes.
El pelo sano es un resultado de nutrientes adicionales y si una melena muestra signos de fatiga estacional, puede ser el momento de darle un impulso -de dentro hacia afuera- añadiendo estos minerales y vitaminas esenciales a la dieta.

Vitaminas para un pelo sano

Vitaminas A y K:
El cabello seco y quebradizo puede ser una indicación de una deficiencia nutricional de vitaminas A y K. Estas vitaminas ayudan a producir aceite en el cuero cabelludo, actuando como acondicionador natural del cabello. Añadir a la dieta alimentos ricos en vitamina A, como las zanahorias, la lechuga romana y la batata; y fuentes de vitamina K, como el brécol, la col rizada y las espinacas, para revitalizar el brillo natural del cabello.

Vitaminas B:
Las vitaminas B6 y B12 están implicadas en la creación de glóbulos rojos, que transportan los nutrientes hasta los folículos pilosos (las raíces). Sin una nutrición adecuada, el cabello está desnutrido y se vuelve débil y más propenso a la caída y al crecimiento lento. Son fuentes excelentes de vitaminas B los productos lácteos, los huevos, el pescado, las verduras de hoja verde, la carne y los cereales integrales.

Vitamina C:
Las puntas abiertas y el adelgazamiento del cabello puede ser el resultado de una deficiencia de vitamina C. La vitamina C se utiliza en la formación de colágeno que ayuda a crear un cabello con más volumen y un aspecto saludable, estimulando los folículos para aumentar el diámetro de los cabellos individuales. Muchas frutas y verduras son excelentes fuentes de vitamina C

Grasas saludables: Incluir grasas saludables en la dieta puede dar a una melena un brillo saludable. Las grasas hidratan de dentro a fuera y ayudan a nutrir los folículos pilosos. Las fuentes de grasas buenas incluyen aguacates, aceite de coco, aceite de oliva virgen extra y semillas de calabaza.

Grasas Omega-3: La base de un cabello deslumbrante es un cuero cabelludo saludable. Un cuero cabelludo seco y escamoso puede ser un signo de deficiencia de ácidos grasos omega-3 y el resultado son mechones apagados y sin vida. Añadir a la dieta alimentos ricos en omega-3 tales como el pescado azul, la soja y las nueces para dar nueva vida al cabello.

Relacionado con vitaminas para el pelo:

One Response

  1. victoria briceño 2 años ago

Añadir Comentario