Del campo a la ciudad

La ciudad se ve de forma muy diferente cuando llevas varios dias en el campo. Aparcar se convierte en una molestia, incluso el tráfico inglés correcto y educado te viene muy cuesta arriba la idea de coger el coche y meterte en la jungla de asfalto y vehículos de cualquier ciudad, aunque en nuestro caso sea una ciudad pequeña como Bath.

Unos días en el campo te ayudan a tomarte las cosas con más tranquilidad y el recuerdo de las prisas y de algunos rostros desencajados por la tensión de los relojes y las frenéticas actividades urbanas es todo un reencuentro que ya no nos parece tan “normal” como cuando estamos nosotros integrados en este tipo de ambiente diariamente.

Un visita a Bath desde la Granja

Nuestro magnífico plano de Bath nos lleva fácilmente a uno de los aparcamientos del centro cuando visitamos esta bellísima ciudad. Desde allí se accede fácilmente a las calles comerciales más concurridas de la ciudad de Bath (marcada con una línea azul en el plano).

Estas calles están llenas de bonitos comercios a los que entran algunos turistas, estudiantes y locales. Los hay muy buenos. Comprar té importado de diferentes lugares y con decenas de sabores; reponer existencias Molton Brown, jabones Lush, etc.

Hay que decir que se disfruta más la ciudad cuando se vive en el campo. Incluso si se tiene la tentación de tomar té en The Pump Room.

Añadir Comentario