Cuidarse a si mismo

Envejecer conlleva una variedad de frustraciones. Se tardas más en prepararse por las mañanas. Tu ropa que una vez pusiste con facilidad te cuesta mas, tardas mas para atar los cordones de tus zapatos y ponerte tu chaqueta ya no es tan simple.

También pierdes tiempo en buscar las cosas que necesitas y a veces olvidas lo que estabas buscando mientras estas buscándolo! Andas más despacio haciendo con más cuidado algo que hacías sin pensar. Es mas difícil enfocar tus ojos y cuando se acerca un autobús eres el ultimo en reconocer cual es.

Te encuentras con gente que te reconocen antes que tu a ellos y una conversación larga puede ocurrir antes de que te des cuenta con quien estas hablando. Me paso exactamente eso el otro día cuando me encontré con dos personas que me conocían y me incluyeron en una conversación en que no podía contribuir mucho. Solo después y con la ayuda de mi mujer fui capaz de saber con quienes había estado hablando. Los nombres son importantes y si no puedes recordarlos la gente cree que no les reconoces. Puede implicar mucho pensamiento por tu parte – lugares, acontecimientos…etc. Todo esto forma parte del juego de la memoria.

¡Y también hay dolores y la deterioración física que implica el proceso de envejecer! Esto puede ser un problema – me pregunto si mi oído esta empeorando o si es mas difícil concentrarme en lo que dice la gente. O si mi cansancio al final del día es un resultado de mi edad o si debería visitar el medico.

Debería haber más debate sobre ‘tratar con envejecer’ aunque actualmente el debate parece estar concentrado en la edad de jubilación. Estoy sorprendido como mucha gente mayor sigue sus rutinas diarias cuando las veo por nuestra ciudad moviéndose con muchísima dificultad y ahora me doy cuenta con bastante dolor. Otros en contrario mantienen una vida activa con el fin de resistir las limitaciones de envejecer.

Así que ese asunto de envejecer puede ser frustrante y incluso alarmante…pero no hay olvidarse cuidarse a si mismo.

Bryan