A rey muerto, rey puesto: recientes incursiones en las monarquías

Es la semana de la abdicación. Lo mires por donde lo mires. La inmensa mayoría ha hablado o habla de ello. Y por alguna razón que se me escapa, en algo más de un lustro se han filmado tres reseñables películas sobre dos de las monarquías más relevantes del Viejo Continente: Reino Unido y el Principado de Mónaco. Y no nos vamos a engañar, si de un combate de boxeo se tratase, ganarían por KO técnico los ingleses.

A la izquierda del cuadrilátero, Enrique VI e Isabel II. A la derecha, Grace de Mónaco.

The King’s Speech (2010), interpretado por Colin Firth.

The Queen (2006), interpretada por Hellen Mirren.


Grace of Monaco (2014), interpretada por Nicole Kidman.

Round 1: En un lado del ring, dos Oscars a Mejor Interpretación Protagonista para Firth y Mirren. En el otro, una críticas feroces a su poca expresividad tras las sesiones de bótox.
Round 2: En un lado, críticas sobresalientes a las interpretaciones (tanto a las principales como a las secundarias, con unos brillantes y convincentes Geoffrey Rush, Michael Sheen, Helena Bonham Carter o James Cromwell), a las puestas en escena, a los argumentos, a las ambientaciones y a los directores de orquesta (Tom Hooper -Oscar a la mejor dirección- y Stephen Fears -Nominado-). En el otro lado, Grace ha sido recibida en el último festival de Cannes (su presentación mundial) con abucheos y críticas demoledoras de la prensa. 
Round 3: Viendo lo visto, el árbitro del combate decide llamar a alguien del público que salga en defensa de los monegascos, pero los únicos que aparecen son los españoles con sus tv movies. Entre el público asistente se empiezan a oír frases como: “Es peor el remedio que la enfermedad”.

Sofía, de Antena 3 Televisión.

Felipe y Letizia, de Telecinco.

Round 4: Grace ya no puede aguantar más y cae a la lona. Fin del combate.

Y es que los reyes, las reinas, las coronas, las alcobas, esconden muchos secretos e historias cinematográficas. Pero hay que saber contarlas. Y si no, que se lo digan a Juego de Tronos.

Ah, nos vemos en los cines.

Añadir Comentario