Festival de Mozart en Bath

Esta popular ciudad georgiana tiene una serie de festivales que atraen a muchos visitantes y entretiene a aquellos de sus ciudadanos que pueden permitirse el lujo de participar en tales placeres. El Festival de Música, celebrado cada año en primavera, ha sido un gran evento desde los días de Yehudi Menuhin, quien desde 1959 a 1968 actuó con una Orquesta del Festival utilizando los músicos con los que había trabajado. El Festival de Mozart, que termina el fin de semana, es más corto y menos ecléctico.

Hemos estado en tres conciertos, todos ellos placenteros de distintas formas. El Nash Ensemble, formado por un grupo de doce músicos, ha estado tocando más de 40 años, interpretando una gran variedad de música clásica y contemporánea.. Yo nunca había oído hablar de ellos. Su concierto en Assembly Rooms incluyó composiciones de Chabrier, Ravel y Mozart. Pero el éxito de la noche fue el Carnaval de los Animales de Saint-Saens, con Samuel West leyendo la narración satírica del American Ogden Nash.

Fui a un concierto que daba el London Haydn Quartet a la hora del almuerzo en el Guildhall, principalmente para poder escuchar el Dvorak en Mi bemol mayor, que era nuevo para mí, pero me disfruté mucho más del Haydn en Sol mayor que le precedió. Fueron actuaciones enérgicas con instrumentos de cuerdas de tripa. Y encontré el sonido sorprendentemente fuerte e inflexible.

Ayer volvimos al Guildhall para asistir a un concierto de tarde basado en las cartas, memorias y entrevistas de Myra Hess, fallecida en 1965. Durante los años de la guerra y por iniciativa propia, al estar cerradas las salas de conciertos por las noches debido al miedo de atraer a los bombarderos enemigos, se hizo cargo de los conciertos de mediodía. Se celebraron en la Royal Academy de Londres, cinco por semana, con numerosos solistas y grupos que actuaban a cambio de una nómina para un público ansioso de música en vivo. Hubo 1700 conciertos de este tipo a lo largo de un período de seis años, habiéndose iniciado apenas unas semanas después del estallido de la guerra. Ella actuó en 150 de ellos, poniendo su carrera internacional en suspenso, al convertir esto en una misión especial.

Yo era consciente de todo esto cuando era adolescente y puede que asistiera a uno de los conciertos, pero también pudo haber sido una intención que nunca llegó a hacerse realidad. Patricia Routledge realizó la parte de Myra Hess con aplomo y un ritmo extraordinario. Piers Lane fue el pianista energético. Fue encantador, el recuerdo de la guerra demasiado doloroso frente al empeoramiento de las crisis en Oriente Medio, a medida que Siria se autodestruye e Israel intenta someter a Gaza.

Tengo un folleto para el Festival de Bach que se celebrará en Bath en febrero, con una invitación a convertirme en miembro fundador, siendo requisito para la versión oro una donación de 1.000 libras. Estamos en pleno Festival de Cine de Bath; el Festival de la Literatura y los de la Guitarra y la Cerveza todavía están por llegar. ¡Ayuda!

B.R.