Si tiene algo que decir… no haga un powerpoint

“Si no tienes nada que decir, impacta on un power point, si por el contrario tienes cosas importantes que decir, dilas, no pierdas tiempo con un power point

 

 

Probablemente no estarás de acuerdo con la afirmación de arriba, por eso te voy  a empezar recomendando las 20 mejores herramientas para hacer unas presentaciones increíbles en tu empresa, en tus clases, etc

No obstante.
permíteme que antes haga algunas observaciones sobre el abuso o uso no correcto de estas herramientas. Todavía sigo pensando que las presentaciones son un magnífico invento y hay quienes las utilizan magistralmente Pero muchos están haciendo un uso abusivo de ellas en ámbitos muy diversos (académicos, profesionales…).

El peligro del power point (presentaciones)

Ya es famoso un informe de hace cuatro años que identificaba como culpables de los fracasos militares del ejercito estadounidense en Iraq y Afganistan a los powerpoints. El tema no es anecdótico. Las presentaciones pueden diluir un razonamiento riguroso de los pros y contras al “dejarse llevar” por los efectos visuales y la distracción de la creatividad, humor, ocurrencias… expuestas con habilidad
Trataré de prevenir de los riesgos de un mal uso o abuso de las presentaciones

 

1. Encubrir la falta de argumentos y razones con una presentación

En mi actividad profesional he visto presentaciones que son sencillamente un fraude.
Se intenta vender o proyectar una situación muy lejana a lo que sucede en realidad. El powerpoint (o el prezi por cambiar de tercio) en muchas ocasiones disimulan carencias y la falta de argumentos de peso.

2. Crear una ilusión mental confusa

He presenciado exposiciones muy amenas con el power point, que han captado eficazmente la atención de los asistentes, pero se ha dicho poco o incluso a veces prácticamente nada.  Pero lo sorprendente es que los convocados han salido justo con la sensación contraria. El peligro del power point es que crea una ilusión mental confusa.

3. Vender humo en un bonito envoltorio

Sí, a través de esa ilusión mental y de la carencia de razones o de atributos, sencillamente vender humo. Eso si, las piezas del envoltorio, imágenes, gráficos, fotos, creatividad, son excelentes.

4. Ejecutivos con el síndrome del power point (presentaciones)

Son aquellos que no pueden vivir sin hacer presentaciones y cualquier reunión de equipo es amenizada con fotos, diagramas, imágenes divertidas, diagramas dinámicos.
. La gente se lo pasa bien. Pero en realidad no se están abordando ni problemas prioritarios, y por supuesto tampoco soluciones.

Hace ya unos años euroresidentes publicó, no exento de falta de humor, un “perfil de ejecutivo de empresa powerpoint“, cuando lo leí me llamó la atención. Hoy admito que el autor estaba en lo cierto.

Algunas empresas e instituciones harían bien en prevenir a sus directivos y empleados de los “peligros del power point“.

Otros temas relacionados:

 

El origen de este post (Julio 2010)

En julio de 2010 compartí una mesa redonda con la rectora de la UOC, Imma Tubella, y Juan Antonio Gimeno, el rector de la UNED, en los cursos de verano en El Escorial de la Universidad Complutense de Madrid sobre el tema de “redes sociales y redes universitarias” (ver documento en Google Docs), dentro de un encuentro sobre el Espacio del Conocimiento Iberoamericano. Momentos antes de mi intervención les comenté, en presencia del moderador, Jaume Pagés, que no había tenido tiempo de preparar una presentación…

Inma Tubella y Juan Antonio Gimeno, que sí hicieron presentaciones y tuvieron una intervención mucho más brillante que la mía, para consolarme, me recordaron aquello del conferenciante que empezó diciendo “cómo tengo algo que decir, no voy a utilizar un power point” o algo similar (no recuerdo la frase textual).