Las acciones de Ryanair a la baja

El presidente de Ryanair advierte posibles problemas a corto plazo por un descenso en los ingresos.

Según un artículo publicado esta semana en Guardian Unlimited, las acciones de la aerolínea Ryanair descendieron en picado tras las declaraciones de su presidente Michael O’Leary, quien afirmó que el sector iba camino de pasar por importantes turbulencias que frenarían el crecimiento de sus ingresos. O’Leary añadió que esperaba tan solo un incremento de un 5% en este año financiero y que Ryanair podría experimentar incluso una pequeña pérdida durante el próximo invierno.

Según O’Leary, el mercado se suavizó en abril y la tendencia ha continuado en mayo, con cifras que indican que el factor de carga de Ryanair (cómo de llenos van sus aviones) descendió del 82% al 80% el mes pasado. Su mensaje se vio reforzado por las cifras de British Airways, cuya carga de pasajeros ha disminuido hasta el 73,3%; un descenso de 1,5 puntos con respecto al año anterior.

El presidente de Ryanair ha culpado a una serie de factores: el aumento de los tipos de interés en el Reino Unido; “enormes” incrementos en las tarifas por el uso de Stansted; el hecho de que se haya duplicado el impuesto que deben abonar los pasajeros de las aerolíneas en el Reino Unido; un extraordinario incremento en el número de tripulantes; y las largas colas de espera producidas por cuestiones de seguridad.

O’Leary señaló que, en vista de ello, la compañía y sus accionistas deberán actuar con prudencia y cautela. “La gran mayoría de nuestros ingresos se generarán en la primera mitad del año, con la consecuente reducción de rentabilidad e, incluso, pequeñas pérdidas en el tercer y cuarto cuatrimestre”.

Las acciones de Ryanair cayeron más de 7% tras el aviso, pero los analistas son más optimistas y afirman confiar todavía en el historial de crecimiento del bajo coste a largo plazo.

O’Leary ha anunciado que Ryanair responderá con promocione agresivas, presionando a la competencia de coste más elevado. “Ryanair encabezará y ganará cualquier guerra de precios. Nunca será tan barato viajar por Europa como durante este verano e invierno”.

“Me gusta cuando ganan nuestros clientes y la competencia pierde”, señala O’Leary. “Hasta ahora nunca hemos perdido dinero por reducir los precios”.

A pesar de los problemas que deberá afrontar el sector a corto plazo, O’Leary se mostró optimista a largo plazo, afirmando que Ryanair espera duplicar su número de pasajeros y, por tanto, sus ingresos, durante los próximos cinco años, adquiriendo más aviones y abriendo nuevas rutas y bases por Europa.

Fuente: http://business.guardian.co.uk