Cómo es nuestra personalidad según el asiento que elegimos en un avión

¿Sabías que el asiento que eliges en un avión supuestamente dice mucho de ti?

Si prefieres el pasillo:

  • Valoras la libertad: Elegir un asiento de pasillo es una expresión de libertad, dado que sabes que puedes levantarte para ir al baño, caminar o `para ir a por una bebida o aperitivo sin tener que molestar a nadie ni pasar por encima de tu compañero de asiento.
  • Eres una persona introvertida: Cuando están rodeadas de gente (como en un avión, a veces durante horas), las personas introvertidas se sienten físicamente incómodas y tienden a preferir permanecer en la periferia, donde hay una ruta de escape fácil y no tienen que molestar a sus compañeros de asiento para poder levantarse.

  • Estás centrado en los negocios y el trabajo: No pierdes el tiempo mirando por la ventanilla o soñando despierto; lo más probable es que te pases el viaje trabajando o leyendo un libro. Desde un asiento de pasillo también es más rápido salir del avión (hay una diferencia de un minuto o dos con respecto a otros asientos), por lo que es una buena elección si tienes que llegar a una cita y cada minuto cuenta.
  • Te gusta estar en posición de poder: En cierto sentido, tienes el control sobre tus compañeros de asiento, dado que tienen que pedirte permiso para ir al baño o, en definitiva, levantarse por cualquier otro motivo.
  • Tiendes a la claustrofobia: En el pasillo es donde hay más espacio abierto. También hay personas que tienen miedo a volar o miedo a las alturas y prefieren sentarse en un asiento de pasillo para no mirar por la ventana.

Si prefieres ventanilla:

  • Valoras tu privacidad: Elegir un asiento de ventanilla implica que tener una pared a un lado, lo cual te proporciona cierto aislamiento y hace que nadie tenga que pedirte que te muevas para ir al baño o por cualquier otra razón.

  • Te gusta sentirte como en casa: Puedes crear tu propio rincón junto a la ventana, la zona es más acogedora y puedes apoyar la almohada contra la pared para dormir un poco más cómodo. Puedes utilizar el reposabrazos como espacio de almacenamiento temporal; y el espacio entre el reposabrazos y la pared es ideal para guardar una manta, una almohada o ambas.
  • Eres una persona soñadora: Puedes mirar por la ventanilla y pensar en todos los lugares increíbles que podrías visitar.
  • Estás abierto a nuevas experiencias: Al mirar por la ventanilla puedes ver nuevos lugares y admirar las asombrosas maravillas de nuestro planeta a medida que pasan por debajo.

Si te sientes cómodo en el asiento del medio:

  • Eres una persona extrovertida: A las personas extrovertidas les gusta el contacto social, por lo que no temen tanto como otros el hecho de sentarse entre dos extraños.

  • Eres una persona muy evolucionada: Estar a gusto en el asiento del medio, sobre todo en un vuelo largo, es todo un ejercicio de aceptación y voluntad. Si eres capaz de renunciar a tu privacidad y tu autonomía y darte cuenta de que es sólo un momento pasajero en el tiempo, es probable que seas el pasajero más ilustrado del avión.
  • Eres una persona considerada: A menudo, cuando alguien elige este asiento es porque va acompañado de un amigo o pareja y cede, a modo de regalo, a su compañero de viaje la ventanilla o pasillo.
  • Tienes el menor rango en la jerarquía del grupo: Si viajas con la familia o amigos y te toca el asiento del medio, probablemente seas el menor en jerarquía dentro del grupo, aunque no siempre tiene que ser así necesariamente, en el caso de un grupo de amigos podrías ser el más sociable y actuar como enlace.
  • Eres desorganizado: Las personas que acaban ocupando el asiento del medio en repetidas ocasiones podrían estar ahí por no planificar el viaje con suficiente antelación.

Si siempre viajas en Business:

 

  • Eres un fanático del control: No quieres tener que elegir, por ejemplo, entre libertad y comodidad; y pagar un dinero extra te permite contar con ambas cosas. Además, hay mucho sitio para guardar el equipaje de mano.
  • Valoras tu tiempo: Una de las ventajas del billete de clase Business es que incluye embarque prioritario. Además, estar en la parte delantera del avión también te permite abandonarlo con mayor rapidez.
  • Eres un poco pretencioso: A veces, a la gente le gusta viajar en clase Bussines por impresionar a los demás.
  • Eres rico: O bien tienes muchos puntos del programa de fidelidad de viajeros frecuentes.

En cualquier caso…

A veces, depende de la situación: una misma persona puede elegir habitualmente un asiento de ventana porque disfruta de la vista y tiene un poco más de privacidad y, en cambio, preferir el asiento del pasillo si tiene que salir del avión rápidamente o sabe que en ese vuelo el asiento de ventanilla en realidad no tiene ninguna ventana o tiene la vista obstruida de forma significativa.

Añadir Comentario