Google toma la iniciativa para cumplir con la normativa europea del derecho al olvido

Google Inc ha lanzado un servicio a través del cual los ciudadanos europeos pueden pedir que desaparezcan enlaces que ellos consideren como material “objetable” de los resultados de búsqueda, el primer paso para cumplir con una decisión judicial sobre el “derecho a ser olvidado”.

Aunque la postura de Larry Page, cofundador y CEO de Google, con respecto a la sentencia europea contra Google sobre el “derecho al olvido”, quedó clara al señalar que se corría el riesgo de dañar la nueva creación y el fortalecimiento de la próxima generación de Internet, de la mano de gobiernos represivos que buscan restringir la comunicación online, Google ha respondido a la decisión del Tribunal Europeo de Justicia, introduciendo un mecanismo que podría llevar a que grandes cantidades de información privada desaparezcan de Google.

Imegen de googleplussuomi.com

A través de un formulario online, disponible a partir de hoy viernes, se permitirá en Europa, de una forma fácil, solicitar a Google que censure enlaces de otros sitios de Internet si los ciudadanos piensan que la información es obsoleta y perjudicial sobre ellos.

Google espera alcanzar un equilibrio entre el bloqueo de la información privada perjudicial que afecta a los europeos de a pie, mientras que se preserven los enlaces a páginas de interés público, tales como por ejemplo artículos sobre funcionarios públicos corruptos.

Comité de expertos

Esta iniciativa de Google es una muestra de su nueva postura sobre Europa, la compañía anunciará un comité compuesto en gran parte por expertos externos que le asesoren en cómo hacer frente a sus nuevas responsabilidades de privacidad, derivadas de la sentencia europea.

Este Comité de expertos estará dirigido por Eric Schmidt, presidente de Google, y David Drummond, consejero general, los miembros del comité incluirán personas como Jimmy Wales, director de Wikipedia, junto con académicos y expertos jurídicos de un buen número de países europeos. También formará parte Frank La Rue (Naciones Unidas), responsable para la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión. Por parte de España el representante en el Comité de Expertos es José Luis Piñar, ex-director de la Agencia de Protección de Datos y Vice Chairman – European Working Party on Data Protection.  Entre otros nombres destacados se encuentra Luciano Floridi, profesor de Filosofía y Ética en la Universidad de Oxford.

Una de las funciones de este Comité será tratar de elaborar un enfoque a largo plazo para hacer frente a lo que se espera que sea un aluvión de peticiones de aproximadamente quinientos millones de peticiones en Europa.

Procedimiento de evaluación y formulario

En cumplimiento de la normativa europea, se evaluará cada solicitud individual y se tratará de equilibrar los derechos de privacidad de la persona con el derecho del público a conocer y difundir información”.

Google señala que para llevar a cabo la evaluación de las solicitudes, se tendrá en cuenta si los resultados incluyen información desactualizada acerca de una persona, así como si hay un interés público en la información, tales como información sobre mala praxis profesional, condenas penales y la conducta pública de funcionarios.

El formulario incluye un espacio para que los usuarios envíen links inaceptables y una caja para que la persona pueda explicar por qué el vínculo es “irrelevante, obsoleto, o inapropiado.”

Para hacer una solicitud, la persona debe presentar una copia digital de una identificación oficial, (ej un permiso de conducir válido), y seleccionar en un menú desplegable de 32 países europeos, el país cuya ley es aplicable a la normativa europea.

La complejidad de la sentencia y su impacto restrictivo para la sociedad digital

Larry Page admitió que la empresa EE.UU. ha acatado el fallo y prometió un nuevo nivel de compromiso en Europa sobre cuestiones de privacidad. Señaló textualmente que “Me hubiera gustado haber estado más involucrado en un debate real… en Europa”, dijo. “Esa es una de las cosas que hemos aprendido de estos, que estamos empezando un proceso real de ir y hablar con la gente”.

Esta postura supone un cambio significativo de tono para una empresa como Google que había tomado previamente posturas firmes en defensa de sus principios de transparencia de la información completa, frente a una serie de batallas legales en los tribunales europeos sobre la privacidad y los derechos de autor.

“Estamos tratando ahora de ser más europeos y pensar en ello tal vez más de un contexto europeo”, dijo el jefe ejecutivo de Google del nuevo enfoque. “Una cantidad muy significativa de tiempo se va a gastar en Europa a hablar.”

Sin embargo, Larry Page señaló una vez más el daño a las empresas digitales que supone este tipo de normativas en Europa. Argumentó que las nuevas empresas de Internet, se enfrentan a una nueva capa significativa de complejidad normativa. Eso podría haber herido Google cuando todavía estaba en su etapa de “tres personas en un garaje”, añadió.

“Somos una gran empresa y podemos responder a este tipo de preocupaciones y gastar dinero en ellos y tratar con ellos, no es un problema para nosotros”, dijo. “Pero en su conjunto, como regulamos el Internet creo que no vamos a ver el tipo de innovación que hemos visto.” Larry Page también ha aformado que la sentencia le dará aliento a los regímenes represivos en otros lugares alrededor del mundo que están tratando de aumentar la censura en línea: “Va a ser utilizado por otros gobiernos que no son tan innovadores y progresistas como en Europa.

El tema originó numerosas críticas en la industria tecnológica y de expertos: