Tejidos de nanotubos

Nanocomp afirma haber desarrollado tejidos de nanotubos listos para usar

Según un artículo publicado esta semana en SmallTimes.com, Nanocomp Technologies afirma haber producido con éxito un nuevo material textil a partir de nanotubos de carbono largos. Según la compañía, este material, disponible en formatos de hilo y láminas sin tejer, podría ser la clave para hacer realidad importantes beneficios en aplicaciones aeroespaciales y de defensa, desde armaduras y compuestos estructurales, a la gestión térmica en electrónica y el almacenamiento de energías.

Según Peter Antoinette, Presidente y CEO de Nanocomp, hasta ahora la mayoría de los procesos de fabricación comerciales habían producido únicamente nanotubos de carbono cortos (generalmente, de unas decenas de micrones de largo) que tienen aspecto de polvo en su forma final. Estos nanotubos son difíciles de incorporar en productos manufacturados, y los productos en los que se han incorporado todavía no han mostrado las atractivas propiedades conductivas y estructurales de los nanotubos.

Ahora, la compañía afirma haber superado esas limitaciones produciendo nanotubos de gran pureza y extremadamente largos (de entre cientos de micrones y milímetros de largo). Estos nanotubos largos son la clave para producir los materiales finales que se pueden utilizar en las aplicaciones.

Nanocomp está desarrollando también un prototipo de equipo para automatizar la producción de los hilos y materiales no tejidos elaborados a partir de los nanotubos, con el fin de poder fabricarlos a escala comercial.

A corto plazo, Nanocomp espera que sus materiales:

  • Se utilicen combinados con arámidos y fibras de carbono para reducir el peso y mejorar el rendimiento de la armadura
  • Se incorporen a la estructura de vehículos marinos, aéreos y de tierra para mejorar el ahorro de combustible
  • Se utilicen en antenas y sistemas de cableado de última generación
  • Debido a su capacidad para almacenar una carga eléctrica mucho más rápido y más veces que las baterías, se utilice en la fabricación de ultracondensadores para almacenar grandes cantidades de energía de fuentes intermitentes como la solar o la eólica, así como para suavizar los picos de demanda en la red eléctrica.

Fuente: Smalltimes

Relacionado:
Ropa anti-bacterias
Nanotecnología y el sector textil