Nanotecnología y cremas solares

Reacción muy variada ante una petición que solicita a la FDA la retirada del mercado los protectores solares basados en nanotecnología

Según un artículo publicado en Small Times el 30 de mayo de 2006, grupos ecologistas, sanitarios y de consumidores han solicitado a la Food and Drug Administration (FDA) la retirada del mercado de los bronceadores y protectores solares que contienen nanopartículas, mientras no se demuestre que son seguros. La petición, formulada el 16 de mayo, solicitaba también la realización de pruebas de seguridad de estos nanoproductos antes de su salida al mercado, así como de pruebas de toxicidad específicas de la nanotecnología y el etiquetado obligatorio donde se especifique que se trata de nanoproductos. La reacción ante esta petición ha sido muy variada.

Un representante del sector defiende que los bronceadores son seguros, y los expertos académicos afirman que no hay suficientes pruebas de que puedan producir efectos negativos como para retirarlos del mercado. La FDA, por su parte, ha dicho que responderá a la petición, pero ha rehusado hacer ningún comentario.

Los ingredientes de los bronceadores sobre los que alertan estas organizaciones son las nanopartículas de dióxido de titanio y de óxido de zinc, de tamaño inferior a 100 nanómetros. Según Friends of the Earth (uno de los grupos que ha realizado la solicitud), no está claro si unas partículas de este tamaño podrían atravesar la piel intacta, pero hay estudios que sugieren que partículas de hasta 7.

000 nanómetros pueden atravesar la piel si hay alguna brecha, como por ejemplo, un corte al afeitarse o acné.

Según Kristen Kulinowski, directora del consejo internacional en nanotecnología de la Universidad de Rice, retirar del mercado los productos sería prematuro, pero afirma que querría ver más datos de la inocuidad que defienden las empresas.
Vicki Colvin, que estudia la toxicidad de las nanopartículas en la Universidad de Rice, destaca la importancia de que se incluya en el etiquetado todo lo que contiene un nanoproducto, de lo contrario “no podemos hablar sobre ellos, ni siquiera diseñar nuestros propios test para evaluar lo que está disponible en el mercado, pues desconocemos lo que llevan”.

El informe de Friends of the Earth advierte también de que algunas cremas faciales y suavizantes contienen fullerenos y afirma que está demostrado que éstos últimos pueden causar “lesiones cerebrales” en peces y dañar las células hepáticas humanas. Sin embargo, Colvin, que realizó el estudio de las células hepáticas, señala que se trataba de un cultivo de células y que hay un abismo entre un estudio de este tipo y uno realizado con un animal de verdad. Además, según ella el estudio de los peces no demostró un daño cerebral propiamente dicho, sino un incremento de las llamadas especies de oxígeno reactivo (ROS) en el cerebro, como reacción a las partículas.
Los consumidores, por su parte, están intranquilos. Según Lisa Archer, de Friends of the Earth, ya han recibido numerosas llamadas pidiendo un listado de marcas que desarrollen sus productos sin nanomateriales.

George Kimbrell, abogado de International Center for Technology Assessment (otro de los grupos que presentó la solicitud ante la FDA), espera que esto sirva al menos para que la FDA adopte una postura en el tema de la nanotecnología.

Fuente: Smalltimes

Noticias relacionadas:


Añadir Comentario