Mantener en forma las enzimas con nanotecnología

Nuevo sistema para ayudar a las enzimas a mantenerse activas y en forma

Las proteínas son muy importantes para la vida y el cuerpo humano. También se encuentran entre las moléculas más complejas en la naturaleza, y hay mucho que todavía no se conoce o no se entiende acerca de ellas.

Un desafío clave es la estabilidad de las enzimas, un tipo particular de proteína que acelera o cataliza las reacciones químicas. Fuera de su entorno natural en la célula u organismo, las enzimas pueden perder rápidamente su forma y desnaturalizarse. Algunos ejemplos del día a día de enzimas desnaturalizadas son la leche cuando se corta o los huevos que se vuelven sólidos cuando se hierven.

El profesor Marc-Olivier Coppens, del Rensselaer Polytechnic Institute, ha desarrollado una nueva técnica para impulsar la estabilidad de las enzimas, haciendo que sean útiles en una gama mucho más amplia de condiciones. Coppens confinó la lisozima y otras enzimas en el interior de unos agujero nanométricos – nanoporos – cuidadosamente diseñados. En lugar de desnaturalizarse, en su mayoría estas enzimas conservaron su estructura 3D y exhibieron un aumento significativo de su actividad.

Los resultados del estudio se detallan en el documento “Effects of surface curvature and surface chemistry on the structure and activity of proteins adsorbed in nanopores” (Efectos de la curvatura de superficie y la química de superficie sobre la estructura y la actividad de las proteínas adsorbidas en nanoporos), publicado el mes pasado por la revista Physical Chemistry Chemical Physics.

El documento se puede ver en línea en: http://dx.doi.org/10.1039/C0CP02273J