Estudio sobre los peligros de las nanopartículas

El avance de la tecnología ha afectado siempre al medioambiente, a menudo, de manera adversa. Por lo general, las técnicas para contrarrestar los efectos negativos y promover el desarrollo sostenido se suelen utilizar cuando es demasiado tarde. Según un artículo publicado este mes en thetartan.org, con el fin de evitar que esto vuelva a suceder, cuatro universidades importantes (la Universidad de Duke, la Carnegie Mellon, la Universidad Howard y Virginia Tech) han colaborado entre sí para establecer el Centro de Implicaciones Medioambientales de la Nanotecnología (CEINT, por sus siglas en inglés), alojado en la Universidad de Duke. También participan en el proyecto profesores de las Universidades de Kentucky y Stanford.

Puesto que el campo de la nanotecnología todavía es bastante nuevo, llevar a cabo un desarrollo sostenido del sector de la nanotecnología justo ahora evitará que la humanidad se arrepienta de esta nueva tecnología en el futuro.

El centro pretende estudiar el impacto de las nanopartículas sobre el medioambiente. Como se ha indicado en la revista Pittsburgh Tribune-Review, el centro planea desarrollar 32 ecosistemas controlados, denominados “mesocosmos” en el bosque Duke, en Durham, Carolina del Norte. Según el informe, estos ecosistemas actuarán como “laboratorios” en los que los investigadores podrán estudiar los efectos de las nanopartículas en diferentes ecosistemas.

El centro estudiará también el transporte y las transformaciones de las nanopartículas en el medioambiente y los efectos que los microorganismos tienen sobre estas. Ahí es donde entra en acción la Carnegie Mellon, señaló Gregory Lowry, profesor asociado de ingeniería civil y medioambiental y subdirector del centro.

Es importante estudiar las nanopartículas, porque éstas no siguen las mismas reglas ni tienen las mismas propiedades que los materiales a otros tamaños. Si un material de gran tamaño lo hacemos lo suficientemente pequeño, señala Lowry, sus propiedades de superficie van a cambiar; se producirán cambios en la estructura cristalina, en la energía de superficie e incluso en el número de sitios reactivos de las partículas.

Puesto que, actualmente, los nanomateriales se utilizan muy a menudo en productos comerciales, como calcetines, lavadoras y filtros de agua, es importante saber qué sucede después de que éstos entren en contacto con el medioambiente.

Las partículas pueden sufrir transformaciones químicas debido a reacciones de oxidación-reducción, pueden ser transformadas por microorganismos, y también pueden sufrir transformaciones físicas atrayendo a otras nanopartículas para formar una partícula más grande. Todas estas transformaciones pueden cambiar considerablemente las propiedades de los nanomateriales y, quizá, incrementar su toxicidad.

Puesto que estos estudios nunca se han llevado a cabo hasta ahora, los investigadores han señalado que no saben qué resultados esperar.

Fuente: Tartan
Riesgos y beneficios de la nanotecnología


One Response

  1. Anónimo 10 años ago

Añadir Comentario