¿Estamos preparándonos para la singularidad?

 “Las matemáticas, el lenguaje del Universo” (Galileo Galilei)

El sistema educativo de los Estados Unidos fue cuestionado seriamente a raíz de que la antigua Unión Soviética, un país al que consideraban inferior tecnológicamente y con menos recursos económicos, se les hubiera adelantado en la carrera espacial con el lanzamiento, en 1957,  del Sputnik I, el primer satélite artificial.

¿Estamos preparándonos para la singularidad?

En 1958, tras constatar la deficiente formación matemática de los estudiantes americanos, debido en gran parte a la escasez de profesorado competente en esta materia, se promulgó la Ley de Educación para la Defensa Nacional (NDEA), dotada con cuantiosos fondos y recursos destinados a promover programas especiales de fomento de las matemáticas y las disciplinas técnicas, que dio unos resultados espectaculares  en pocos años.

Ecuación fundamental del movimiento vertical de un cohete (D.

Marchante)

La importancia que se otorga a las Matemáticas en todos los planes de estudio del mundo se debe a dos razones fundamentales: la primera de ellas es por su valor formativo intrínseco, como disciplina que contribuye a desarrollar en los alumnos la capacidad analítica, el razonamiento lógico, el rigor, el espíritu crítico,  la abstracción y la creatividad.

El segundo motivo, no menos importante, se debe a su aplicación a otras ciencias. Cuando las Matemáticas entran en escena en cualquier rama del saber se produce un aumento considerable de la potencialidad de la misma y de su capacidad de interrelación con otras disciplinas, que al utilizar un lenguaje común, se facilita extraordinariamente.

En mis muchos años como profesor de esta asignatura he podido comprobar el efecto motivador para los alumnos  que supone el hecho de conocer la utilidad práctica de los conceptos matemáticos. Con esta finalidad diseñé un site específico en el que se puede apreciar, entre otras muchas,  la aplicación del Algebra Lineal al motor de búsqueda de Google.

La informática, el soporte básico de la sociedad del conocimiento

Si bien la Matemática es el lenguaje básico común de todas las ciencias, incluidas las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), éstas últimas han alcanzado un grado de desarrollo y de transversalidad  creciente que posibilita unas sinergias entre múltiples disciplinas como la biotecnología, la nanotecnología, el Internet de todo, la realidad aumentada, la impresión 3D/4D,… de las que cabe esperar grandes avances del conocimiento y de su aplicación al bienestar, el desarrollo económico y social y a la sostenibilidad del planeta.

Esto sin olvidar, ni mucho menos, las grandes posibilidades educativas de las TIC como herramienta didáctica, para una mejor enseñanza de las propias Matemáticas,  y como instrumento para mejorar la cohesión de la comunidad educativa.

Tiene toda la justificación que los premios nacionales de Investigación en Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones reciban el nombre del insigne matemático riojano Julio Rey Pastor.

 

Perfiles profesionales en la NASA

La NASA valora especialmente las titulaciones técnicas (STEM) pero no sólo contrata a ingenieros, aeroespaciales o de otras especialidades afines, sino a titulados en disciplinas tan diversas como la meteorología, la microbiología, la botánica o la psicología propiciando un entorno donde se cruzan las áreas de conocimiento tradicionales  y se combinan los talentos para generar continuos avances tecnológicos e innovaciones multidisciplinares.

También es muy exigente con las habilidades personales en lo tocante a las capacidades de relacionarse con los demás, de trabajar en equipo, de liderazgo,de automotivación y decreatividad. En este enlace se puede acceder a una información completa de las diferentes vías para trabajar en la NASA.

La Singularity University

Esta institución educativa, financiada por Google y por la NASA,  en cuyo centro en California tiene su sede, es especial por varias razones:

  • Por no ser una Universidad al uso, con sus certificaciones oficiales y sus programas reglados, que forman a sus alumnos en el embudo de una sola disciplina y que no pueden seguir con agilidad el ritmo de los avances tecnológicos y la transdisciplinariedad  del conocimiento que provocan. Peter Diamandis, uno de los fundadores de la S.U. piensa que los estudiantes deben aprender a mirar más allá de su propio campo y colaborar, estudiar y comprender el trabajo de los demás: «El mayor avance siempre se produce en los límites entre las disciplinas». (Efecto Médici)
  • Por tratarse de una benefit corporation es decir, de una organización comprometida con el entorno que no sólo persigue el beneficio económico sino también contribuir a la solución de los grandes problemas de la humanidad, dentro del paradigma de innovación social.
  • Por su apuesta por las tecnologías y organizaciones exponenciales, la innovación y el carácter emprendedor como palancas transformadoras de la sociedad.
  • Sus temáticas son diversas y no se ocupan sólo de los aspectos más tecnológicos, siempre desde una visión transversal: Estudios de futuro y de previsión, Redes y Sistemas Informáticos, Biotecnología y Bioinformática. Nanotecnología, Medicina, Neurociencia y mejoramiento humano, Inteligencia artificial, robótica y computación cognitiva, Energía y sistemas ecológicos, Espacio y Ciencias Físicas, Política, Derecho y Ética, Finanzas y espíritu empresarial y Diseño
  • Por la inmersión en el futuro que proporciona, aportando una visión avanzada del mundo venidero que puede resultar clave para orientar la labor de los líderes políticos y empresariales de cara a resolver los grandes retos sociales: educación, energía, alimentación, salud, pobreza, seguridad, agua y espacio.
  • Por el concepto de singularidad tecnológica (avance espectacular –y preocupante- de la inteligencia artificial) a la que debe su nombre. En palabras de su co-fundadors, Ray Kurzweil: «En cuanto una rama del conocimiento se convierte en una ciencia de la información, como ha ocurrido con la medicina tras la secuencia del genoma, se produce un avance de forma exponencial: dos, cuatro, ocho, dieciséis… (…) Eso está empezando a pasar con otros campos como la energía. En 20 años, viviremos en un mundo muy distinto: tenemos que llegar preparados a la singularidad».

Otra vez el sistema educativo entra en escena. No podemos seguir educando a nuestros hijos con tecnologías y métodos del pasado si queremos llegar preparados a la singularidad. No en vano, el primer reto identificado por la Universidad de la Singularidad es la educación. El reloj está en marcha..


Añadir Comentario