Coches inteligentes

Según un artículo publicado este mes en Technology Review, IBM pretende mejorar la comunicación entre coches, carreteras y conductores.

Cada día los vehículos son más inteligentes, gracias a una combinación de sensores y tecnologías de comunicaciones inalámbricas. Según sus fabricantes, los conductores del mañana contarán con la ayuda de toda una serie de información de seguridad generada por los vehículos los cuales podrán estar en contacto no sólo con otros vehículos, sino también con la carretera. Pero con tanta información, a menudo se produce una sobrecarga de información, por lo que IBM ha puesto en marcha un proyecto para lograr que el conductor reciba la información adecuada en el momento más oportuno.

IBM denomina esta iniciativa “conducción colaborativa” que, según fuentes de la compañía, está destinada a prevenir accidentes y reducir los atascos. Para IBM eso no implica necesariamente la creación de nuevos dispositivos de seguridad, sino aprovechar los principios de la informática para mejorar los distintos sistemas ya incluidos en los vehículos. “Partimos de la base de que en un tiempo relativamente corto, los vehículos y las carreteras estarán equipados con sensores y tecnologías de comunicaciones”, señala el investigador de IBM Oleg Goldshmidt. Y añade que ya hay proyectos en los EEUU, Europa y Japón que están probando el uso de sensores en carretera capaces de enviar, de forma inalámbrica, información sobre los accidentes, el tráfico y las condiciones meteorológicas a una interfaz a bordo del vehículo.

Según Goldshmidt, por medio de una combinación de modelos y simulaciones de conducción es posible determinar cómo organizar todos los datos generados por las carreteras y los vehículos de alta tecnología de hoy en día, para poder a continuación procesarlos y establecer prioridades en función de su utilidad para el conductor.

El trabajo estará dirigido por el laboratorio de IBM en Haifa, Israel.

Según Jim Misener, director del programa de investigación para el transporte “Partners for Advanced Transit and Highways”, administrado por la Universidad de California, Berkeley, IBM no es la única compañía con un proyecto de este tipo, sino que hay todo un campo destinado a este tipo de investigación, conocido como “arbitraje”.

Averiguar cómo priorizar toda esta información no es una tarea fácil. Por ejemplo, si un vehículo cuenta con un sistema de aviso de colisiones y otro de aviso de salida de carril, ¿qué pasaría si se encuentra otro vehículo parado en medio de la carretera y debe cambiar de carril para sortearlo? En estos casos, es fundamental que algunos avisos se desactiven automáticamente ante determinadas circunstancias para proporcionar al conductor la información adecuada, señala Tim Brown, director del equipo de sistemas cognitivos del National Advanced Driving Simulator de la Universidad de Iowa.

Relacionado: El coche del futuro
El coche de carreras del futuro

Fuente: Technology Review


Añadir Comentario