El coche de carreras del futuro: coches ecológicos

Según un artículo publicado en PhysOrg esta semana, la organización Idée Verte Compétition acaba de mostrar al mundo el primer coche de carreras “verde”. Para lograr que el coche sea más seguro, se ha aplicado los últimos avances de la tecnología espacial. Consume gas licuado de petróleo, utiliza aceite de girasol para lubricación y se protege contra los peligros de incendio con materiales utilizados para misiones espaciales. Y durante pruebas la semana pasada, el coche logró una velocidad de 315 km por hora.

Según el Presidente de Idée Verte Compétition, para lograr un sistema sostenible de transporte en el mundo, el coche del futuro tendrá que respetar el medio ambiente. En la actualidad existen muchas nuevas tecnologías cuyo impacto sobre el medio ambiente es menos destructivo que los tradicionales combustibles. Existen ahora más fuentes de energía sostenible y limpia como gas natural líquido (LNG), gas licuado de petróleo (LPG), biocombustibles, hidrógeno y células de combustible.

imágen de PhysOrg del coche.

A través del invento de este nuevo coche de carreras ecológico que no contamina el medioambiente pero logra unas velocidades muy respetables en comparación con los coches de carrera tradicionales, la organización IdéeVerte Compétition pretende crear una mayor concienciación sobre los grandes logros posibles en cuanto al transporte ecológico y al coche del futuro.

IdéeVerte Compétition se creó en 1993 como una organización sin ánimo de lucro formada por ingenieros y técnicos preocupados por el medioambiente y por los niveles de contaminación generados por los coches. Fijaron como objetivo el desarrollo de un coche de carreras no contaminante, proyecto que decidió apoyar la ESA, Agencia Espacial Europea, a través de la transferencia de tecnologías espaciales capaces de aumentar el nivel de seguridad del coche, sobre todo la reducción de los riesgos de incendio. El principal peligro por incendio en un coche de carreras que utiliza combustible LPG es la posibilidad de que el calor del motor y los gases enciendan partes del coche. Por esto instalaron materiales que aíslan el calor, del tipo utilizado en las plataformas de lanzamiento de Ariane.

Enlaces relacionados:

El coche del futuro