Sistema para ver imágenes del cerebro en 3D

Según un artículo publicado la semana pasada en Technology Review, investigadores de la Universidad de Duke University han desarrollado un endoscopio de ultrasonidos que proporcionará a los cirujanos una visión en 3D del cerebro durante y después de una operación. En caso de demostrarse su seguridad y eficacia en las pruebas con animales y humanos, la sonda 3D podría ofrecer una alternativa más barata y eficaz a los escáneres bidimensionales utilizados actualmente. La sonda ya se ha utilizado en cerebros de perros, pero serán necesarios más ensayos clínicos antes de que se pueda utilizar en un quirófano.

Actualmente, los neurocirujanos dependen de las exploraciones por TC e IMR realizadas durante el preoperatorio para orientarse en el interior del cerebro de un paciente durante una operación. La ventaja del nuevo método de ultrasonidos es que se realiza en tiempo real.

El dispositivo de ultrasonidos bidimensional ya se utiliza con frecuencia en biopsias para guiar al cirujano hasta los tumores y durante la implantación de dispositivos como electrodos para la estimulación cerebral, señala el bioingeniero de Duke, Stephen Smith, creador del dispositivo de ultrasonidos; sin embargo, no es fácil para el cirujano relacionar las imágenes planas en dos dimensiones con la realidad del cerebro de un paciente en 3D. Además, añade Smith, las actuales sondas de ultrasonidos requieren que el cirujano realice un agujero de uno o dos centímetros de ancho en el cráneo del paciente.

Su nueva sonda de ultrasonidos 3D, en cambio, requiere un agujero de menos de un centímetro de diámetro y permite que algunos procedimientos, como biopsias o drenajes de líquido cefalorraquídeo para liberar presión en el cerebro, se realicen a través del mismo agujero utilizado para el endoscopio.

Los investigadores de Duke probaron el endoscopio 3D en perros para visualizar los vasos que transportan el líquido cefalorraquídeo, utilizando una aguja insertada en el endoscopio para drenar un poco de fluido e inyectar un fármaco. También probaron el endoscopio combinándolo con un agente de contraste para ver los vasos sanguíneos del cerebro de los perros en color.

Otro posible uso para la sonda sería ayudar a los cirujanos a distinguir y eliminar el tejido tumoral.

Según Kirk Shung, ingeniero biomédico de la Universidad de California del Sur, el nuevo dispositivo podría sustituir a los bidimensionales si se mejora la calidad de la imagen.

Por su parte, Smith está intentando hacer el dispositivo de ultrasonidos 3D aún más pequeño, lo suficiente como para poner colocar un catéter en su interior que se pueda deslizar en el cerebro por un vaso sanguíneo, eliminando así la necesidad de agujerear el cráneo del paciente.

Fuente: Technology Review