Sistema para iluminar tejidos cancerosos

Muchos pacientes de cáncer todavía portan células tumorales después de ser operados, mientras que otros padecen dolorosos efectos secundarios debido a que el cirujano ha extraído demasiado tejido sano o ha dañado un nervio. Según un artículo publicado este mes en Technology Review, un nuevo sistema de formación de imágenes que resalta los tejidos cancerosos en colores vivos debería ayudar a los cirujanos a eliminar hasta el último rastro de cáncer sin dañar los tejidos colindantes. El sistema, actualmente todavía en sus primeros ensayos clínicos, utiliza una nueva clase de agentes de contraste que emiten luz del infrarrojo cercano y se pueden pegar a prácticamente cualquier tipo de tejido, canceroso o sano, indicando a los cirujanos por dónde cortar.

“Durante la operación no podemos ver pequeños grupos de células cancerosas que sabemos que están quedando atrás”, señala John Frangioni, médico del Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston y profesor asociado de medicina y radiología de la Facultad de Medicina de Harvard. Frangioni ha presentado los detalles de su nuevo sistema de formación de imágenes en el encuentro anual de la American Chemical Society celebrado en Philadelphia este mes.

El nuevo sistema, autorizado por GE Healthcare, aumenta una señal de vídeo normal con luz del infrarrojo cercano para mostrar la localización de agentes de contrarte dirigidos (partículas microscópicas hechas, en su mayor parte, de proteínas fluorescentes, administradas al paciente antes de la cirugía). Durante el proceso de una operación, un dispositivo con una cámara de luz visible y otras dos para distintas bandas del espectro del infrarrojo cercano se suspende sobre el paciente, enviando video en vivo y metraje del infrarrojo a un ordenador que muestra una imagen combinada en una pantalla próxima a la mesa de operaciones.

El sistema está diseñado para trabajar con cualquier agente de contraste que emita luz del infrarrojo cercano, independientemente del tipo de tejido al que se haya unido. El dispositivo que capta las imágenes lleva un diodo emisor de luz que ilumina la zona de operación con luz del infrarrojo cercano, haciendo que las roteínas fluorescentes en presencia d elos agentes de contraste emitan también luz del infrarrojo cercano.

Puesto que la luz del infrarrojo cercano es invisible para el ojo humano, el sistema la convierte en brillantes colores de neón sobre una imagen de luz visible. Utilizando múltiples agentes de contraste que se unen a distintos tejidos y emiten luz de diferentes longitudes de onda, el cirujado puede ver diferentes tipos de tejidos al mismo tiempo: por ejemplo, los vasos sanguíneos pueden estar coloreados de azul mientras que las células tumorales se muestran en verde.

Fuente: Technology Review