Sistema inalámbrico para cargar baterías

Baterías que se cargan sin cables

Según un artículo publicado en noviembre de 2006 en Technology Review, una nueva investigación del MIT ha desvelado un modo de recargar las baterías de móviles y portátiles vía un sistema wireless.

A pesar de los continuos avances en la portabilidad de dispositivos, con baterías cada vez más pequeñas y potentes, todavía es necesario recargar las baterías de móviles, portátiles, cámaras y reproductores de mp3, enchufándolas por cable al cargador y la red eléctrica. Pero un equipo de investigación del MIT proponen un modo de eliminar los cables a través de un sistema de alimentación inalámbrico.

Los investigadores del MIT han desarrollado un esquema teórico de transferencia de energía vía wireless que podría servir para cargar o alimentar dispositivos a un par de metros de una pequeña “estación” de energía enchufada a una toma de corriente.

El concepto de emisión de energía por el aire se utiliza actualmente hasta cierto punto para alimentar algunos tipos de etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) a través del acoplamiento inductivo que tiene lugar cuando una corriente eléctrica pasa por los cables y origina un campo magnético alrededor de éstos; el campo magnético induce, a su vez, una corriente eléctrica en un cable cercano. Sin embargo, el alcance de esta técnica es limitado, por lo que no serviría para alimentar a toda una habitación llena de dispositivos.

Para crear una solución de alimentación de energía inalámbrica de medio alcance, los investigadores proponen un esquema totalmente nuevo, en el que una estación base de energía, enchufada a la red eléctrica, emite una radiación electromagnética de baja frecuencia en un rango de 4 a 10 megahercios. Los dispositivos tendrían incorporado un receptor que funcionaría en esa misma frecuencia, de modo que al situarlos a un par de metros de la estación, absorberían la energía emitida por ésta. Por su parte, los dispositivos que carezcan de receptor, no detectarán la radiación.

Cabe destacar que, debido a la baja frecuencia de las ondas de radio, esta energía no se propaga a grandes distancias. La radiación de baja frecuencia disminuye rápidamente a medida que una persona se aleja de la estación base; sin embargo, las señales Wi-Fi, en comparación con las anteriores, mantienen su fuerza en decenas de metros, al operar a una frecuencia más elevada de 2,4 gigahercios).

De momento, el trabajo es todavía teórico, pero los investigadores han patentado el sistema y están trabajando en la construcción de un prototipo que podría estar listo en un año.

Fuente: Technology Review

Temas relacionados:
Avances en Baterías
Nanotecnología y baterías de larga duración
Super batería para coches híbridos