Nueva York transforma sus residuos orgánicos en biogas

La ciudad de Nueva York genera, entre hogares y negocios, un total de 4.000 toneladas de residuos orgánicos al día. De ahí que sus dirigentes hayan decidido poner en marcha un nuevo programa piloto que permita transformar todos estos residuos en biogas con el que alimentar las calefacciones y cocinas de la ciudad.

El proyecto podría ofrecer a la ciudad múltiples ventajas, al permitirle deshacerse de una gran cantidad de residuos que de otro modo debería gestionar, al tiempo que favorece la reducción de emisiones de gas invernadero de la ciudad. E incluso podría reducir, a la larga, la factura del gas de sus habitantes.

La ciudad de Nueva York transforma sus residuos orgánicos en biogas
Para que el programa tenga éxito, los ciudadanos deben contribuir depositando todos sus residuos orgánicos en el contenedor marrón.

Hasta ahora, esos residuos se transformaban en compost que posteriormente se distribuía a granjas locales o vertederos. Ahora, con el nuevo programa piloto, parte de esos residuos se trasladan a la Planta de tratamiento de aguas residuales de Newtown Creek para su procesamiento y transformación en biogas.

Según Pan Elardo, Comisionado Adjunto de la Oficina de tratamiento de aguas residuales de la ciudad de Nueva York:

“Los residuos orgánicos son similares a los sólidos que se reciben en la planta de tratamiento de aguas residuales, por lo que decidimos probar a aumentar nuestros digestores incorporando el componente de los residuos orgánicos.

Se transforma en un residuo líquido y se introduce en nuestros digestores. En el interior de las cámaras libres de oxígeno de los digestores de la planta, las bacterias descomponen este residuo líquido en agua, dióxido de carbono y metano”.

Según los resultados obtenidos hasta la fecha, añadiendo 60 toneladas diarias de residuos orgánicos, la producción de gas metano de la planta se incrementó en un 10%.

Por el momento, el programa piloto se está llevando a cabo únicamente en la planta mencionada, pero según Elardo, la ciudad dispone de un total de 14 plantas de tratamiento de aguas residuales en las que se podría implementar el mismo sistema, lo que permitiría incrementar considerablemente la producción de biogas.

Distribuyendo los residuos entre todas las plantas se podrían reutilizar prácticamente todos los residuos orgánicos generados en la ciudad, señala Elardo. Por supuesto, siempre y cuando los ciudadanos colaboren en su recogida, depositándolos en el contenedor adecuado.

De momento, solo se está utilizando parte del gas metano generado, concretamente, como energía para la propia planta. El excedente se quema y libera a la atmosfera.

Sin embargo, el objetivo en un futuro será purificarlo y devolverlo a través de tuberías de gas para proporcionar energía a los hogares de la ciudad.

Si todo va bien, el proyecto podría acabar proporcionando suficiente energía como para abastecer a más de 5.000 hogares, al tiempo que reduciría considerablemente las emisiones de gas invernadero de la ciudad.

Fuente: Reuters

Seguir leyendo:


Añadir Comentario