Kit para hacer un robot

Según un artículo publicado esta semana en Technology Review, un nuevo kit podría hacer fácil la robótica para cualquiera.

Tras los pétalos blancos de cartón de una flor robot, que pueden abrirse y cerrarse en función de la luz o coger una bola al vuelo detectándola por medio de sensores de infrarrojos, subyace la nueva plataforma robótica estandarizada Qwerk, desarrollada por la Universidad Carnegie Mellon (CMU).

Qwerk está diseñada para que cualquiera pueda utilizarla para construir su propio robot personalizado con conexión a Internet. Se trata de una plataforma que el científico informático de la CMU, Illah Nourbakhsh, espera que inicie un nuevo movimiento de robótica open-source y “democratice el diseño de robots para las personas a las que les intimidan las técnicas y piezas actuales”.

Al contrario que los kits actuales, la mayoría de los cuales requieren un conjunto prefabricado de piezas, Qwerk es, según el equipo de robótica de la CMU, el primer controlador robot de bajo coste y fácil de usar, que puede albergar reguladores de energía, controladores de motores y hardware y software modificable para una conexión Wi-Fi a Internet y una programación sencilla.

El equipo de la CMU también ha desarrollado algunas “recetas” de robots para máquinas fáciles de construir, como la flor de cartón, que se pueden montar en pocas horas con piezas estándar que se encuentran en cualquier tienda. En conjunto, las “recetas” y la plataforma forman el Telepresence Robotic Kit (TeRK).

Pero, ¿por qué construir una flor robot? Porque además de abrir y cerrar los pétalos y coger cosas, puede tener música, leer las noticias en alto a través de su conexión a Internet y adoptar diversas posturas en función del humor de su fabricante. Pero la cuestión es que no tienes por qué construir la flor. “Esperamos que las personas improvisen y realicen cambios inusuales e inesperados para crear algo suyo propio”, contribuyendo a sí al establecimiento de la robótica, señala Nourbakhsh.

Con Qwerk y su catálogo de recetas de diseños, el proyecto TeRK se une a la amplia iniciativa para crear una gran variedad de robots que vayan más allá de los tradicionales. “Anteriormente, los diseñadores no han prestado suficiente atención a la creación de robots que no fuesen móviles y apelaran a la imaginación de los usuarios”, señala Mitchel Resnick, director del grupo de investigación Lifelong Kindergarten del Media Lab del MIT. El grupo de Resnick ha desarrollado “LEGO Mindstorms” y “PicoCrickets”, dos kits de construcción similares a TeRK en cuanto a objetivo.

Qwerk ha sido comercializado por Charmed Labs, de Austin (Texas), con un precio de 349 dólares (253 euros).

Fuente: Technology Review