Impresoras 3D para chocolate y caramelos

CES 2014: unas impresoras 3D de alimentos crean caramelos y chocolates

Se han presentado en Las Vegas dos impresoras 3D que permiten la creación de alimentos y que saldrán al mercado a finales de este año. Las máquinas hacen chocolate y confitería de azúcar con formas que serían difíciles de obtener utilizando los métodos tradicionales.

La más pequeña, Chefjet, se limita a creaciones monocromáticas, pero la más grande Chefjet Pro puede crear objetos multicolores. Sin embargo, los expertos han afirmado que sus precios probablemente limitarían las ventas. La versión básica costará unos 5.000 dólares y la más avanzada el doble.

La firma estadounidense 3D Systems está mostrando las máquinas en la Feria de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés) celebrada en Las Vegas. También cuenta con un nuevo modelo de 10.000 dólares que imprime cerámica y otro de 5.000 dólares que permite crear objetos de plástico de varios colores.

Hasta ahora uno de los usos más comunes de las impresoras 3D situadas dentro de estos rangos de precios ha sido el prototipado rápido o creación de los modelos utilizados para prever el aspecto de un diseño, y no la fabricación de productos que se puedan poner a la venta.

3D Systems desarrolló sus nuevos modelos de “alimento seguro” tras hacerse cargo en septiembre de una start-up con sede en Los Ángeles, que había personalizado una de sus máquinas.

Ambos modelos pueden imprimir con chocolate, o azúcar infundido con sabores de vainilla, menta, manzana agria, cereza o sandía. El más grande tiene la ventaja de ser capaz de crear imágenes de “calidad fotográfica” combinando diferentes ingredientes que, a continuación, se se pueden envolver alrededor de pasteles y otras superficies.

Los diseños se construyen utilizando un proceso de impresión capa por capa. Los dulces se crean extendiendo una capa fina de azúcar aromatizada para, a continuación, pintar con agua la parte superior usando un cabezal de impresión de chorro para convertir la sustancia en cristales endurecidos. El proceso se repite entonces para hacer los objetos comestibles resultantes, que incluso pueden contener partes móviles.

La empresa también ha presentado Digital Cookbook, una aplicación para ayudar a los clientes -que podrían no ser expertos en diseño asistido por ordenador- a hacer estas delicias.

3D Systems no es la única empresa en expansión en esta área. Natural Machines, una start-up española, ha dado a conocer recientemente un prototipo llamado Foodini que puede crear chocolates y pastas en forma de ravioli, entre otras opciones. La NASA ha dado fondos al fundador de una empresa de ingeniería con sede en Texas, para construir una impresora de alimentos que podrían utilizar los astronautas. Y la start-up británica Choc Edge ya está vendiendo una impresora que puede crear patrones impresos de chocolate.

Sin embargo, las máquinas de 3D Systems serían las más avanzadas de su clase de cara a una próxima comercialización.