Comparación de ventas de Wii con ventas de Xbox 360

Según un artículo publicado este mes en Guardian Unlimited, en unos cuantos meses y, desde luego, antes de Navidad, a juzgar por dos fuentes distintas que han realizado un seguimiento sobre las ventas (a diferencia de la distribución) de la última generación de consolas desde la salida la mercado de la Xbox 360 en las navidades del 2005. Así, según nexgenwars.com, se han vendido alrededor de 11 millones de unidades de la Xbox 360, frente a 7,7 millones de la Wii y apenas 3,3 millones de la PlayStation 3 de Sony (lanzada más o menos al mismo tiempo que la Wii). El sitio mantiene sus propias cifras de ventas en tiempo real: mientras lo estás viendo el sitio se actualiza y a la velocidad a la que avanzan las cifras de la Wii (aproximadamente al doble de velocidad que las de la Xbox), esta podría ponerse pronto en cabeza.

VGChartz.com, está realizando un seguimiento paralelo, con datos diferentes: 10 millones para la Xbox 360, 8,17 millones para la Wii y 3,42 millones para la PS3. Sin embargo, las variaciones en las cifras están dentro de los límites de tolerancia y dejan claro que mientras la Xbox tiene unas ventas modestas, la Wii sigue volando de las estanterías de las tiendas y la PS3 permanece estancada en ellas. Esto teniendo en cuenta que a Nintendo le está costando cubrir la fuerte demanda: las consolas se venden tan pronto como llegan a las tiendas, lo que sugiere que las ventas aumentarán aún más rápido cuando los proveedores de Nintendo puedan incrementar la producción.

Para Microsoft, en cambio, la longevidad de la Xbox 360 está haciendo que se planteen cuestiones sobre fiabilidad y la posibilidad de una bajada de precio. Microsoft prefiere no hablar del problema de la fiabilidad, conocido como “el anillo rojo de la muerte”. La semana pasada, Todd Holmdahl, vicepresidente de juegos y productos para Xbox y último responsable de su calidad, se pasó un buen rato esquivando las preguntas sobre el tema, sin dar ninguna respuesta. Por ejemplo, cuando se le planteó que la tasa de fallo es demasiado elevada, respondió: “Creemos que la mayoría de la gente está disfrutando de una gran experiencia… Adoran la consola y siguen comprándola”. Y ante la pregunta acerca del porcentaje de devolución, señaló que no revelará la cifra.

Pero, ¿cuáles son las lecciones que se pueden extraer de la inminente aparición de Nintendo a la cabeza en la guerra de las consolas de última generación? Teniendo en cuenta los contendientes parece haber tres respuestas: en primer lugar, un precio elevado implica que solo los ricos se lo pueden permitir y no hay suficientes para crear un mercado viable (la Wii es la más barata de las tres consolas y la PS3 la más cara; en segundo lugar, ser el primero en salir al mercado es una enorme ventaja (por ejemplo, la Xbox 360 contará con contenidos exclusivos del juego Grand Theft Auto 4 que no estarán disponibles para la PS3); en tercer lugar, hay muchos más jugadores ocasionales que ardientes y entregados, cualquier consola capaz de atraer a los primeros venderá más. Nintendo denomina esta táctica “adentrarse en mar abierto” (donde no hay competencia), pero mientras sus contendientes hacen agua, la Wii sigue navegando y no hay quien la pare.

Fuente: Guardian Technology